Zenón López, 75 años dedicado a la artesanía

San Antonio. Zenón López, es el escultor oriundo de la Parroquia de San Antonio de Ibarra que todavía ejerce esta profesión. Tiene 90 años de edad y por más de siete décadas ha dedicado a la creación de obras de arte. Por sus manos han pasado esculturas de todo tipo y tamaño, pero por la demanda ha realizado en mayor cantidad figuras religiosas. Comenzó cuando apenas tenía 15 años y desde ese momento vive rodeado de formones, gubias y mazos, amigas como él las llama a los instrumentos con los cuales crea sus obras de arte.

Inicios. Hijo de padres agricultores, desde pequeño le interesó la vida artesanal. Zenón no asistió a ninguna escuela de arte pero menciona que un vecino llamado Gonzalo Montesdeoca fue quien le enseñó la creación de las esculturas.

Familia. Zenón tiene seis hijos de los cuales solo uno se ha dedicado a la artesanía. Se trata de Sergio Alonso López quien comenta que de su padre heredó el gusto y el amor por las esculturas, ya que desde pequeño solía jugar en su taller con las herramientas de trabajo. Él lleva 45 años dedicándose a esta profesión. “Siento mucho orgullo de mi papá ya que pocas veces se ve a una persona que siga trabajando a sus noventa años, espero que envejezca en paz, que siga haciendo lo que le gusta y más que nada que sea feliz”, dijo Alonso López.

Experiencias. Zenón recuerda con mucho agrado que hace tres años realizó una demostración de desbaste para los estudiantes de la Universidad Central del Ecuador. Dijo que una alumna japonesa mencionó que en ese país el gobierno nombra tesoros vivientes a aquellas personas que dominan un arte.

Ha participado en diferentes concursos de desbaste en los cuales ha ganado algunos de ellos y también ha aparecido en varias revistas de arte y cultura.

Manifestó que para crear una escultura, él inicia por el desbaste de la madera dependiendo de la figura que se vaya a realizar, luego sigue con los detalles, las arrugas de la ropa, los pies las manos en distintos movimientos y al final pasa a crear el rostro, suele utilizar en con frecuencia cedro y nogal.

Comentario. Amigos de años y de profesión coinciden que Zenón López es uno de los mejores escultores que San Antonio de Ibarra tiene, ya que de forma individual el maneja a la perfección el oficio de la escultura.

Desde el momento inicial hasta la conclusión de una obra de arte, pues lo hace todo a mano sin usar maquinas que le ayuden a realizar el proceso en menor tiempo usando métodos tradicionales el cual consiste hacer el desbaste con los fierros o instrumentos más grandes y a golpe en la forma general dependiendo la imagen que se vaya a realizar. Alonso López hijo de Zenón, comenta ahora la tecnología ha facilitado la elaboración de las esculturas ya que con las nuevas máquinas y las copiadoras facilitan y reducen el tiempo en el proceso como también lo hacen las motosierras para la creación de figuras más grandes.

En sus 75 años de vida artesanal Zenón dice que hacer arte en San Antonio poco a poco ha ido decayendo. “Hubo una época en la cual las esculturas se vendía en todas partes del país y que turistas de colombinos iban a la parroquia a llevarse las obras de arte para exportarlas”, dijo.

A lo largo de su trayectoria los accidentes no han faltado, sus manos arrugadas muestran cicatrices de cortes ocasionados por sus instrumentos de trabajo, pero con una sonrisa Zenón dice que es parte del oficio, que así se aprende y que no se arrepiente de nada.

“Trabajar la madera es mi gran pasión, comunico mis ideas, y a través de ellas expreso lo que quiero decir, yo solo espero que las nuevas generaciones pongan más ánimo y gusto por esta bella profesión para que no se pierda y siga enriqueciendo a San Antonio, a la provincia y al Ecuador”, dijo Zenón López.

Futuro. Por su avanzada edad la realización de una escultura le exige que se concentre más, la realización de la misma le toma un poco más de tiempo, pero la calidad de la misma sigue igual de como la hacía en su juventud.

En sus planes no está retirarse, quiere continuar difundiendo su arte a las nuevas generaciones por muchos años más.