Piscinas de Yuyucocha claman urgente intervención

“Somos ibarreños y nos trasladamos a ese lugar a los años… es una pena que dejen estos espacios abandonados”, dijo Carlos Marín al referirse a las famosas piscinas de Yuyucocha,  en Ibarra, un lugar que actualmente luce descuidado.

Sin embargo, la idea de la Prefectura de Imbabura es reactivar este espacio turístico donde en años anteriores se concentraban cientos de ibarreños.

En el espacio, que está lleno de maleza, ingresan personas a hacer un mal uso, según comentarios de los mismos moradores.

El Gobierno Provincial de Imbabura tomó las riendas de este complejo para convertirlo en un Centro de Convenciones, en 2012.

El prefecto Pablo Jurado explicó que hicieron un esfuerzo con la finalidad de realizar una consultoría para establecer estudios, diseños definitivos y hacer un análisis de mercado para reactivar esta zona.
Pero de la misma forma señaló que este trabajo “está próximo a ser entregado, pero desgraciadamente por el tema de la pandemia se ha demorado”.

Jurado indicó que se requeriría cerca de 3 millones de dólares para transformar este lugar, al que lo denominó como un patrimonio de Ibarra e Imbabura, “es el corazón de muchas generaciones de ibarreños porque ese era el lugar de paseo de los estudiantes”.

El prefecto aseguró que la intención es que este espacio se vuelva mucho más atractivo, dinámico y que concentre a las familias.

“No hay mal que por bien no venga. Si hubiese estado funcionando también pasaría por serios problemas como todo el sector turístico del país y el mundo”, indicó Jurado y añadió que este inconveniente sería parte de las consecuencias negativas que genera la pandemia del coronavirus. Asimismo, manifestó que una vez que reciban la documentación de los estudios “haremos gestiones para poder financiar, hacer el análisis de costos y tomar una decisión definitiva”.

Más seguridad
Aunque el lugar pasa cerrado la mayoría de veces, el prefecto también mencionó que ha dispuesto que se implemente seguridad y guardianía para evitar que gente con malas intenciones llegue a estas ‘piscinas’.
“Esperamos en los próximos días estar ya con nuestra seguridad custodiando este patrimonio”, agregó Jurado.

El complejo turístico de Yuyucocha abarca una extensión de 3 hectáreas. Prestaba los servicios de piscinas, zonas de camping, restaurante. Sin embargo, por la falta de modernización de servicios la ciudadanía perdió interés de acudir a este lugar.