Yanayacu, una ciudadela segura y tranquila

p10f1

 Otavalo. Cerca de la plaza de ‘San Juan capilla’, al occidente de la ciudad, se encuentra ubicada la ciudadela Yanayacu primera etapa. Hace aproximadamente 21 años llegaron hasta aquí el primer grupo de familias. La mayoría de habitantes de este lugar son procedentes de la zona de Intag pero que ya vivían en la ciudad antes de adquirir su vivienda en la ciudadela.

Seguridad. Al llegar a este barrio se respira un aire de tranquilidad. “Vivimos en una zona muy segura. Vivo diez años en esta ciudadela y durante este tiempo no se ha oído de robos”, asegura Verónica Maldonado, quien tiene un negocio frente a la escuela del milenio que colinda con la ciudadela. Los habitantes de este sector de la ciudad coinciden en asegurar que la ciudadela “es tranquila pero desde que el ‘chifles’ no está”. “El chifles era un malhechor muy conocido en el barrio, ahora está detenido”, comenta Marianela Guanoluisa.

Población. Dolores Herrera vive aquí desde 1993. Ella junto a su familia fueron los terceros en ocupar estas viviendas que en un principio carecían de servicios básicos. “Teníamos las acometidas pero no los servicios. El agua potable lo traíamos con manguera desde una vertiente que estaba cerca a las piscinas ‘Lagartijas’. Esta agua solo servía para bañarnos y lavar y para cocinar el agua nos vendía la señora Lupita, habitante de un barrio cercano”, recuerda la habitante.

Problema. Otro problema que tenían al inicio era que las viviendas no tenían servicio eléctrico. “Un vecino nos vendía la luz porque era el único que tenía electricidad en su casa” comenta Guanoluisa, que habita en la ciudadela desde 1993.

Necesidades. El parque de recreación de la ciudadela no tiene iluminación, las luminarias de las calles son muy bajas, el mercado de animales y las abandonadas piscinas Yanayacu, son los problemas que tiene este sector de la ciudad. “Los fines de semana las comerciantes de animales pasan por frente a la ciudadela u los animales hacen sus necesidades en la calle”, dice Aída Ramos.