“Yachay sí está en terapia intensiva”, lo admite Martínez

Urcuquí. “Esta es una situación grave, de terapia intensiva, es una cosa complicada, heredada y lo que yo he hecho es venir a aclarar el panorama, a meter a la Contraloría, a rediseñar y tener una comprensión exacta de los problemas”, dijo el gerente de Yachay EP, ingeniero Jorge Martínez, al explicar en detalle a diario EL NORTE, lo que encontró en la empresa pública.

Se sabe de los problemas. En febrero del año 2018, en un reportaje de diario El Telégrafo, ya se hace referencia a los graves problemas que traspasaron el interés local y provincial.

De acuerdo al informe presentado por el Gobierno nacional en septiembre del año 2017, se dijo que “Yachay Tech no cuenta con la infraestructura necesaria y adecuada, porque existen únicamente 12 aulas y cuatro laboratorios para 1 010 estudiantes que se educan en la universidad”.

Tambien se aseguró que 11 aulas del Instituto Superior 17 de julio, en esa época, son prestadas para que los estudiantes reciban clases.

Penosa situación. En un recorrido que EL NORTE efectuó sorpresivamente a las instalaciones de la “obra emblemática” se observó que una de las áreas que servían como cafeterías o restaurantes, que, obviamente, ya no brindan atención, se han convertido en aulas, donde los jóvenes talentos reciben sus clases.

Vale señalar, igualmente, que en el propio Instituto “17 de Julio” se observan aulas con laboratorios, pero que, según los propios estudiantes, no están siendo utilizados, “ya que sabemos que hay problemas y que mientras no se solucionen los mismos, no los podemos usar”.

Cuando se recorren las áreas aledañas al Instituto se observa que las vías faltan por concluir. La cafetería tiene sus puertas cerradas y no presta atención a la comunidad educativa que llega desde diferentes puntos de la provincia de Imbabura, e incluso del norte de Pichincha, llevando su propio luch. La cafetería “Sports Café Yachay”, solo quedó como un adorno o como otra aula más.

Convenios de pago. En los “famosos” convenios de pago, suscritos por el exgerente de Yachay EP, Héctor Rodríguez, definitivamente, aseguró Martínez Vás-quez, “no se cumplieron las formalidades, los procedimientos, ya que el valor de aproximadamente 5 millones de dólares que detectó la Contraloría, se debían hacer a través de los concursos de ley”.

A simple vista hubo violaciones absolutas de la ley, precisó la autoridad de Yachay EP, al añadir que se incumplieron procedimientos contractuales, procesos legales, concursos que no hubo. etc.

¿Qué implica para quién incumplió esos procedimientos? Glosas y elementales sanciones administrativas de las que nadie se salvaría. Hay claras violaciones a la ley y en cuanto a las glosas se desprendería de la pregunta obvia, de cuáles fueron las motivaciones para esos convenios. A mi no me compete decir lo que puede suceder, pero hay que entender que la Contraloría debió revisar esos procesos.

¿Qué va a pasar con los proveedores? Yo les voy a seguir debiendo y es lógico pensar que los adeudados están preguntándose si alguien les va a pagar. Las empresas internacionales, incluidos los chinos, firman contratos de seguro cuando hacen sus obras. Cuando los contratos no avanzan, ellos pudieran acudir a sus aseguradoras para cobrar y ellas a su vez se entenderán con el Estado.

¿Las condiciones cambian? En este tipo de cobros ya hay otras condiciones, intereses e indemnizaciones.

En un juicio hay tres cosas: primero el reclamo para que se pague la deuda; segundo, se genera reconocimiento de intereses y, tercero, hay los daños y perjuicios porque se supone que para recurrir a un juez se ha ocasionado un daño.

¿El Estado debe enfrentar esa situación? Esto es a lo que se atiene el gobierno ecuatoriano, de hecho los chinos han amenazado ya con la intención de recurrir a su seguro internacional de construcción.

Ese panorama muy pocos lo conocen… Se tiene que saber la verdad y en manos de quién está la solución. Yo no he contratado, yo llegué a administrar, yo vine a fotografiar esta situación, a intentar buscar una solución, replanificar y tratar de resolver los problemas.

El ingeniero Jorge Martínez, es el actual gerente de Yachay EP. Dijo que él heredó una serie de situaciones que ha tratado de resolver.