Voto de la oposición solo sirvió para dejar precedente

p4f1

QUITO. La otra cara de la moneda la vivió la bancada opositora durante la aprobación de la polémica Ley de Comunicación.

Contra punto. Mientras los 108 legisladores oficialistas catalogaron la jornada como histórica, la oposición tildó la jornada de fúnebre.  “Esta ley invasiva va a estar controlando lo que hacen los ciudadanos y los informadores. Luego viene la censura previa que es un artículo preocupante”, dice Luis Fernando Torres, asambleísta de Tungurahua por la alianza Creo-Tiempo de Cambio-PS.

Contrastes. Una de las quejas de la bancada opositora fue que la aprobación se efectuó sin el debate actual. Empero  ya se había realizado en el periodo legislativo anterior. La votación de ayer se desarrolló en siete partes, de acuerdo con los títulos de la norma. Aunque el asambleísta ponente Mauro Andino,  desestimó las acusaciones asegurando que ningún proyecto de ley fue tan debatido como el proyecto de Ley de Comunicación”.

Discrepancias.  Fue el bloque opositor quien hizo público varios carteles en contra a la aprobación. ‘No al bullying político’, ‘Una ley impuesta, no debatida carece de legitimidad’, ‘La comunicación es un derecho, no es un servicio público, que pueden callar’, eran parte de la protesta.

Inconformidad. Andrés Páez del movimiento CREO, hizo pública su molestia en su cuenta de twitter. “Hoy en la Asamblea Nacional se firma el acta de defunción de la libertad de expresión. Vamos camino a la consolidación de un régimen fascista”. Páez va más allá, que la califica como una “ley mordaza”, tanto la figura del linchamiento como la Superintendencia pueden “neutralizar” la acción de la prensa.

Otros. Las palabras de Páez concuerdan con el pronunciamiento que la Sociedad Interamericana de Prensa quien aseguró  que la Ley es un gran problema. La Ley de Comunicación consagra” la violación de los derechos humanos y la censura previa”.

Otros aspectos.  De acuerdo a la bancada opositara la ley prohíbe, entre otros aspectos que los medios de comunicación difundan de forma coincidente información que las autoridades consideren que dañan la credibilidad de terceras partes.