119 voluntarios y 12 oficiales ascendieron a su grado superior

IBARRA.- Fue una ceremonia militar que se cumplió en el fuerte militar Nro. Nro. 36 Yaguachi. La rigidez propia de estos actos castrenses se conjugó con el sentimiento de satisfacción y alegría de los familiares, sobre todo de padres, esposas e hijos de los 12 oficiales y 119 voluntarios que ascendieron a su grado inmediato superior.

El evento se cumplió el viernes en dos jornadas a las que asistieron autoridades militares, quienes ratificaron el honor y orgullo de pertenecer a la fuerza militar.

El acto castrense se inició con la formación de los militares en la explanada del Grupo de Caballería Mecanizado Nro. 36 Yaguachi, luego el ingreso del emblema patrio, las notas del Himno nacional, para posteriormente uno a uno recibir las menciones correspondientes del ascenso.

El general de Brigada, José Gallardo Carmona, Comandante de la IV División del Ejercito Amazonas y del Comando Operacional Nro. 1 Norte, presidió la ceremonia en un marco de total solemnidad.

“Los ascensos se cumplen grado por grado de los militares que hubieren cumplido con los requisitos contemplados en la ley, respetándose el orden de las listas de selección elaborados por los respectivos consejos”, dijo el general José Gallardo, al mencionar que los oficiales y voluntarios pertenecientes a las unidades de la IV División del Ejército Amazonas, dentro de los diferentes grados, han sido promovidos al inmediato grado superior.

Este es un reconocimiento que realiza la institución a su personal por el trabajo desarrollado en las diferentes unidades militares, señaló. “En nombre de todos los oficiales, personal de tropa, servidores y trabajadores públicos, queremos expresar nuestra felicitación al personal que hoy ha sido ascendido a los diferentes grados, deseándoles el mayor de los éxitos en sus nuevas jerarquías, comprometiéndoles para que continúen trabajando con verdadera vocación en beneficio de nuestra institución y nuestra Patria”.

El compromiso y el reto es muy grande frente al trabajo realizado por generaciones anteriores y actuales ante las amenazas y riesgos que determina la política de la defensa, lo que le ha posicionado a las Fuerzas Armadas con un nivel de credibilidad y aceptación de la sociedad muy altos.

Para algunos, dijo Gallardo Carmona, serán sus primeros ascensos y otros posiblemente tengan 25 o 30 años de servicio en nuestro ejército, unos habrán recorrido algunas unidades, los más antiguos habrán recorrido por todo el país cumpliendo los pases en las diferentes regiones, toda una vida dedicada a practicar los valores de honor disciplina y lealtad que caracterizan al personal que formamos parte de esta noble institución, sostuvo.

Primero es necesario dar gracias a Dios por haber permitido que el personal que es ascendido alcance estas nuevas jerarquías, expresó, “igualmente el agradecimiento y felicitación a sus esposas, hijos, padres, hermanos , que son el pilar fundamental de nuestras vidas, quienes a través de su apoyo y comprensión permiten que el personal militar pueda orientar sus esfuerzos al cumplimiento de nuestras misiones”, dijo.

A nombre de los ascendidos, intervino el Capitán de Artillería, Carlos Roberto Hernández López, quien ascendió al grado de Mayor del ejército ecuatoriano.

“Esta ceremonia tiene la feliz coincidencia de realizarse al inicio de agosto, mes emblemático para nuestra institución y para la patria misma. Cuando escogimos la carrera militar fue un acto de plena convicción y confianza, sabiendo de antemano que era una carrera que demandaría de mucha mística, entrega y vocación de servicio, puntualizó.