Vivimos un proceso inédito

marcelo almeida pastorCuando la historia tiene elementos que maduran en sus esencias, se producen los efectos que se espera y requiere. Para muchos analistas, los resultados del evento electoral pasado no son ni sorpresa ni novedad; simplemente son los efectos que se necesita.

Son los impulsos que surgen en la urgencia por construir un Estado y una sociedad diferentes. Alienta confirmar que, en el país de las mayorías, anida una voluntad política -cada vez más creciente- por hacer grandes transformaciones. Hay avidez por cambios reales y sustanciales, no hay tiempo para demoras. Los “otros” en esta nación de diversos, empiezan a mostrar sus rostros; ellos empiezan a visibilizarse con fuerza y coraje. La gente sencilla da lecciones de vigor y entereza. El Ecuador profundo tiene nuevos actores empoderados de ideales y visión de futuro. Los caminos se recorren con aliento y compañía; el progreso se llena de esperanza por los propósitos y fines que continúan redimiendo a la Patria. Por todas estas razones hay varios medios que aceleran la marcha de los acontecimientos; el rumbo se encuentra trazado, la nueva Constitución de la Republica, abre paso a estos procesos inéditos en la historia nacional; y el pueblo, en esta hora de agitación, entendió cuáles eran sus roles y compromisos. Mirar al frente con audacia, asegurarse por poner siempre al frente de las acciones, una base programática que garantice los cambios generales, es un norte que no admite dubitaciones ni dilaciones. Esa es la tarea principal para desde el gobierno ir hacia el poder real de la nación. Acción gubernativa y estatal eficiente, sí; políticas públicas con respaldo social, sí; cambio de la matriz productiva, sí; empresas mixtas con capital del Estado, sí; alta producción nacional y modernización del agro, sí; redistribución de la riqueza, sí; mejor calidad en los servicios de salud, educación, bienestar social, vialidad, sí; política soberana, relaciones internacionales para la cooperación entre iguales, definitivamente sí. 

 

Marcelo Almeida Pástor

      malmeida@utn.edu.ec