Vive en medio de un bosque milenario

personajeEl bosque de Polylepis, incrustado en la Reserva Ecológica El Ángel (Carchi), recibe a lo largo del año a cientos de turistas, procedentes de todo el país y fuera de él. Es un bosque milenario que está custodiado por Abraham Enríquez, quien gracias a sus conocimientos es un guía perfecto, que conoce lo natural y también lo místico de lo que este bosque encierra.
“Trabajo aquí ya cinco años, en este tiempo he aprendido mucho de este bosque milenario. Por ejemplo aquí existen dos árboles que tienen una interesante leyenda, se dice que hace muchísimos años, en el bosque existían duendes. Uno de ellos se enamoró de una chica que vivía cerca a este bosque, pero ella no quizó estar con él, así que la hechizó convirtiéndola en un árbol, pero al momento del hechizo, ella abrazó al duende. Es por ello que en el bosque Polylepis existe un árbol de esta especie y otro de pumamaqui, que según la leyenda es la chica y el duende unidos”, dice nuestro guía turístico frente a los dos árboles estrechamente ligados.
UN MISTERIO
“Aquí han venido biólogos y gente que conoce del medio ambiente, pero no existe una explicación científica del por qué dos especies de árboles distintas han podido vivir juntas, eso es algo misterioso, ya que por lo general la espeice más grande le mata a la pequeña, pero en este caso las dos especies siguen vivas y sobre todo, como usted puede observar, están unidas tanto con las ramas, como con las raíces”, dijo Abraham.
La preocupación de este guía turístico, quien vive en la zona del Polylepis, a más de 3 500 msnm, situado a una hora de la ciudad de El Ángel, es que el caudal del agua del principal río que cruza por medio del bosque se está secando. “Antes había más agua, ahora el caudal es más bajo”, dijo mientras recorre una serie de senderos, que conducen todos, a una cascada, denominada rocosa, que es otra de las atracciones turísticas de esta zona.
“En este mes (septiembre) siempre baja el número de visitantes, pero en el resto de meses del año la situación mejora. Aquí llegan turistas de Europa y de otros países del mundo, claro sin descuidar los turistas de nuestro país. Si hablamos por ejemplo en porcentajes, el 70% de turistas son locales y el 30% internacionales. El dueño de este interesante lugar es el señor Juan Fernando Acosta”, dice Enríquez.
El guía recuerda que al lugar han llegado medios de comunicación nacionales y extranjeros, principalmente atraídos por la leyenda del duende y su amor.