‘Viva Beto por siempre’ fue el grito para piloto

p55f1IBARRA. Con beso profundo a un rosa blanca y con la mano derecha Lorena Bosmediano despidió a su hijo Roberto Puga. El ibarreño murió en un accidente en Morona Santiago, la avioneta que piloteaba se desplomó. Cerca de 200 personas acudieron al sepelio.

 

Despedida. A las 15:39 de ayer, su cuerpo ingresó al camposanto Jardín de Paz en el sitio sus amigos y familiares lloraron su partida. Nueve personas cargaron el ataúd hasta el sitio donde fue enterrado.
En la primera fila estaban sus padres, Lorena y Carlos quienes miraban la foto de su hijo y lamentaban la repentina muerte. Beto un joven apasionado por el motociclismo, él terminó su carrera como piloto en la Escuela de Aviación Pastaza tenía 520 horas de vuelo. La avioneta HC-CMX que piloteaba se estrelló el último jueves en Taisha (Morona Santiago). Junto a Roberto murieron tres personas más: Samuel Duchi, Betty Rodríguez y Christine Druver. La causa del accidente sería por una falla mecánica.

 

Pérdida. “Yo te seguiré a donde vayas, no me hagas esto” fueron las palabras de su madre al ver la partida de su hijo de 25 años de edad. El piloto este próximo 11 de julio celebraría su cumpleaños con su familia, así lo reveló su padre, Carlos Puga en una entrevista anterior.
La misa se realizó en la iglesia La Merced afuera un grupo de amigos a bordo de unas 20 motocicletas escoltaron el féretro de Roberto Puga hasta el Jardín de Paz.