Violencia en el Inti Raymi

galo-mantillaNo puede entenderse cómo una fiesta tan significativa en el Mundo Andino tenga que terminar en situaciones de violencia, como sucedió, hace pocos días, en Cotacachi. Y lo más grave del caso es que esto viene siendo recurrente, pues todos los años, de alguna manera, se ha concluido en este tipo de actitudes, que desfiguran la celebración más grande de los pueblos indígenas, no solo del Ecuador, sino de los demás Países Andinos, cuyos ancestros culturales tienen una raíz común.

De alguna manera, se han hecho y se hacen esfuerzos por parte de la Policía Nacional, entidad encargada de velar por la seguridad de la ciudadanía, para frenar y controlar estos hechos de violencia, disponiendo, como en este último año, más de 300 efectivos, que estuvieron presentes durante los días, en los que se realizó la celebración. ¿Para qué disponer de tantos refuerzos, que bien pudieron estar en otros lugares, ejerciendo la función, que les corresponde?¿Es justificable, dentro de los términos racionales y del Buen Vivir, que se den tales acciones repudiables, que han causado zozobra y malestar en todos quienes habitan en los sectores, en donde se realizaron las danzas, que concluyeron en ataques violentos, que provocaron que haya personas heridas?¿Se justifica un Inti Raymi así?¿Será posible que esto cambie para que tenga sentido todo lo que se hace dentro de tan importante celebración?¡De quién depende todo eso?¿A quién o a quiénes les corresponde esta tarea? Puntos y temas para reflexionar; y en estos deben asumir la responsabilidad, en primera instancia, los miembros de las diferentes comunidades, que deben tomar conciencia de que eso debe terminar; igualmente, las autoridades deberán adoptar las medidas precautelares necesarias, que estén orientadas a apoyar un proceso de revalidación de la celebración, para que no vuelvan a darse hechos de violencia tan lamentables.¡Definitivamente, eso no puede ser una oferta turística, ni un atractivo para propios y visitantes!¡Sin duda alguna, eso tiene que cambiar!

Galo Mantilla Perugachi

galomantilla@hotmail.com