VIDEO: En La Victoria convierten el barro en arte

Urcuquí. Una apacible calma y un intenso sol, reciben a los visitantes en la comunidad La Victoria, perteneciente a la parroquia Pablo Arenas, del cantón Urcuquí. El juego de una decena de niños invade el parque del sector, mientras en la antigua capilla se idean y crean un sinnúmero de piezas artesanales hechas por amas de casa de la comunidad.

El barro y arcilla se vuelven arte en las manos de Marianita Morales, Nora Villalba, Rosa Villalba, Lucrecia Almeida, María Anangonó, Myriam Villalba y Marcela Valles, quienes hace seis años, formaron la Asociación Ceravic, que significa cerámicas La Victoria.

Floreros, maceteros, máscaras, mujeres, vasijas, recuerdos, platos, tazas, cuadros, fruteros, alcancías y canastas, dan la bienvenida a los visitantes.

Trabajo. Al principio las obras de arte no se pintaban, pero ahora todo tomó color. En aproximadamente 15 días se crean diseños novedosos de mujeres afrodescendientes, las características son las mismas que las que se ven afuera de las casas del pueblo, son esbeltas, con niños en la espalda y otras, llevan canastas en la cabeza, su costo es de $ 10.

Diariamente se reúnen entre tres a cuatro horas, mientras unas moldean las piezas, otras las lijan y las dos últimas las pintan con vistosos colores. La alegría desborda en el sitio, sin embargo las artesanas se lamentan que sus trabajos no se venden. Unos pocos son apreciados por los visitantes que llegan a la estación del tren en Salinas y, a veces, arriban turistas a su asociación para llevarse un recuerdo del pueblo afro.

Testimonios. María Anangonó comentó que son pocas las mujeres afrodescendientes constantes, que acuden diariamente para crear obras de arte.

“Tenemos un puestito en la Plaza Artesanal de Salinas, muy poca gente viene a nuestro taller a compramos, vendemos entre vecinos o a familiares. Aprovechamos que un señor argentino vino a una hacienda cercana y se ofreció dar este taller a personas voluntarias, éramos 32 y ahora quedamos ocho”, dijo María.

Además mencionó que su técnica trabaja el barro y elaboran todo lo que se les viene a la mente.

“En las muñecas nos demoramos unos 15 días, ya que tienen nueva imagen, nos ayudó Héctor Álvarez, de quién aprendimos nuevas técnicas. El ingreso es muy bajo porque no tenemos apoyo y la gente casi no nos conoce”, agregó.

Por su parte Myriam Villalba, detalló que empezaron haciendo jarrones, que eran muy pesados, pero les parecían hermosos, y luego ya fueron perfeccionando el trabajo y lograron verdaderas obras de arte.

“Elaboramos mujeres negras para rescatar nuestra cultura que se está perdiendo. Este es el primer proyecto que se dio en la comunidad La Victoria y creo que el único, porque la gente ya no es constante”, aseguró la artista del barro.

Rosa (i), Myriam, Marianita, Nora, Lucrecia, María y Marcela muestran orgullosas sus piezas artísticas e invitan a la gente a visitar La Victoria.
La idea de reflejar a personas afrodescendientes en sus piezas, es que se rescate la identidad y cultura de su pueblo.
Rosa Villalba moldea una vasija, mientras sus compañeras, Nora y Marcela, lijan y pintan muñecas hechas en varios estilos.
Nora Villalba deja listas a las muñecas para que puedan ser pintadas, secadas y comercializadas a los turistas.