La Victoria lleva su nombre en honor a Bolívar

IBARRA.- Al vecindario se puede ingresar desde tres puntos estratégicos en el norte, centro y sur de la ciudad. Se trata de La Victoria un sector que tiene 32 años y que según los vecinos “se construyó en el Gobierno del difunto León Febres Cordero con préstamos del entonces Banco Ecuatoriano de la Vivienda”, como lo recuerda Nelson Guamialama,quien vive desde hace 30 años en el sector.

A la ciudadela o barrio (como algunos lo conocen) se puede ingresar desde el norte por la avenida 17 de julio, tomando la avenida Padre Aurelio Espinosa Polit. Por el centro el ingreso es por la calle Oviedo, conectándose por la 17 de julio y finalmente por el sur desde la calle Rio Tahuando hasta llegar a la avenida Carlos Barahona.

Según registros, de la Unidad de Policía Comunitaria, que está localizada en el ingreso sur del barrio, existen alrededor de seis mil habitantes y este colinda con tres sectores: El Olivo, San Francisco, Cruz Verde y La Campiña.

La ciudadela está dividida en cinco etapas, la primera y más antigua es la que está localizada entre las calles Carlos Barahona y Alfredo Albuja. El único ingreso al barrio era atravezando unos troncos sobre el río Tahuando, hasta que se construyó el puente peatonal rojo y posteriormente el carrozable en la calle Tahuando.

 

Una segunda parte es la etapa central y que empieza con los condominios “rojos” y que fueron los primeros en construirse en esa zona, a pocos metros de la unidad educativa Víctor Manuel Peñaherrera.

Con la construcción de las universidades Técnica del Norte y la Católica de Ibarra el desarrollo del barrio se hizo notorio y se sumaron las otras tres etapas.

Ricardo Mancero, presidente de la primera etapa, considera que es un sector con mucho potencial para los jóvenes, tanto en la parte deportiva como la cultural y artística.

Aquí se han hecho festivales y campeonatos deportivos, con el afán de alejar a los chicos del consumo de drogas y licor. Mancero también está a cargo del Polideportivo de La Victoria.

En ese espacio se han realizado tres proyectos de carácter inclusivo como son: “Panitas a jugar”, Juego por mis derechos” (para la mujer) y “Campeonato sin violencia y sin alcohol”. Todos estos son eventos inéditos de los vecinos de la Victoria.

 

La Ciudadela cuenta con dos parques y dos polideportivos, una casa comunal (etapa central), una cicloruta y al oeste la Loma de Guayabillas, el pulmón más grande de la urbe.

El 2014, una nube de humo cubrió el centro y sur de la ciudad producto de un enorme incendio que consumió parte de la loma de Guayabillas. En otra ocasión un segmento se derrumbó llenando de lodo y escombros las viviendas cercanas.