Vértigo en la Tierra del Sol

Los pimampireños despidieron el 2015 con emociones extremas. El pasado 31 de diciembre se vivió la cuarta válida nacional de Coches de Madera con la participación de más de cien competidores que llegaron de varios rincones del país.Bajo un intenso calor, los aficionados se concentraron para observar uno de los eventos tradicionales más importantes de la temporada. Pasado el mediodía el animador anunció que era el momento de empezar con la competencia. Con tensa premura los intrépidos pilotos engrosaban la fila donde debían inscribir su participación. Una rúbrica final ratificaba el hecho de haber entrado en la carrera más extrema. Tripulantes jóvenes, adultos, niños y mujeres estaban listos para desafiar la ruta que inició en el sector conocido como El Alizal. Allí empezó todo. LOS PROTAGONISTAS La expectativa aumentaba en la zona de llegada, ubicada en pleno corazón de Pimampiro. Una canción de los australianos AC DC ambientaba a ritmo de hard rock la llegada de los deportistas. Los primeros en cruzar la línea de meta fueron los niños y las mujeres. Jomaira Nicaragua compitió por primera vez y lo hizo junto a su hija. “Es una experiencia emocionante de mucha adrenalina”, dijo. La particularidad de esta familia se caracterizó por tener a cuatro de sus miembros en competencia. Se trató de Steven Tituaña (padre), Jamaira Nicaragua (madre), Alison y Erika (hijas), quienes fueron protagonistas de principio a fin. Wilson Sánchez y Fernando Colimba llegaron desde la comuna de Zuleta, parroquia de Angochagua para llevarse el primer lugar en la categoría llantas de madera. La carrera registró un nuevo récord de pista en prototipos, la máxima categoría. Los pimampireños Levi Rivera y José Andrango marcaron un tiempo histórico de diez minutos con cuarenta segundos, convirtiéndolos en campeones indiscutibles de esta manga. “Encontramos muchas dificultades en la pista pero siempre se sale con Dios desde la partida” indicó Rivera. Por su parte José Andrango dedicaba el triunfo a sus hijos. Al final los organizadores premiaron a los triunfadores en medio de un ambiente de camaradería.