Ibarra. La presencia de automóviles estacionados en las veredas de la Avenida Cristóbal de Troya ha generado preocupación y malestar en varios ciudadanos. Además este problema obliga a los peatones a bajarse de la calzada para caminar, corriendo el riesgo de ser atropellados ya que es una zona de gran afluencia de tráfico.

Importante. Es un sitio lleno de vehículos en las veredas ya que existen negocios que ofrecen servicios de venta de accesorios para los autos.

“Este problema viene desde hace mucho tiempo, en donde se puede apreciar que los carros estacionados impiden transitar libremente al peatón”, aseguró Edwin Checa.

Además mencionó que es una falta de respeto que los conductores crean que las veredas sirvan de estacionamientos, ya que ha observado que personas con discapacidad, y que van en silla de ruedas, no pueden transitar fácilmente.

“Hay muchas veces que usan toda la vereda y el único paso para seguir caminando es bajarse hacia la calle. Corremos peligro muchos manejan a velocidades muy altas”, agregó.

Patricia Marcillo mencionó que todos los días pasa por el lugar y puede palpar este inconveniente. Ella dice que hace falta que las autoridades pongan mayor a-tención en estas problemáticas que afectan a todos los ciudadanos. “Los dueños de los locales no deben permitir que sus clientes se estacionen en las veredas, deberían buscar lugares adecuados para brindar estos servicios”, dijo.

El comisario Municipal, Gen Arce, acotó que como Comisaría se está controlando el mal uso del espacio y la vía pública.

“En la Avenida Cristóbal de Troya, Fray Vaca Galindo y en otros importantes puntos de la ciudad, prácticamente están haciendo mecánica en la calle, y además sacan utilería de los negocios a la acera pero esto es sancionado”, dijo Arce.

Enfatizó que mediante controles ya han procedido a notificar a los propietarios de cada negocio que hace mal uso de la vía pública.

Indicó que se debe tener en cuenta que existen personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad como son las personas con discapacidad, que usan sillas de ruedas, muletas, personas no videntes, niños o personas de la tercera edad que se les dificulta el paso porque se bajan de la acera a la calle exponiendo su vida.

“Las personas que tengan estos negocios deben dar cumplimiento a la ordenanza”, dio a conocer el comisario.