Verdadera tragedia

Si hay una tragedia en la vida de una adolescente es quedar embarazada (aunque algunas paradójicamente, la toman también como una bendición, además de sus padres que quieren tener un nieto). Pero en todos estos casos hay la invasión de su adolescencia y de su desarrollo para albergar en su cuerpo a un bebé, sin tener mayor noción de cómo vivir ese embarazo y después la crianza de su hijo.

Son decenas de miles de niñas que viven esta realidad, con el agravante de que la mayoría fueron producto del abuso y violación sexual de sus familiares cercanos.

Son pocos los programas preventivos en los colegios. Un colega de un país que los tiene bien organizados me decía que sí, a pesar de la prevención, se producía un embarazo en una de sus alumnas, todo el colegio lo vivía como un fracaso y reforzaba sus medidas. Una vez producido el embarazo, lo único que queda es educar a la adolescente y a su pareja en el difícil papel de ser padres, en las responsabilidades afectivas, económicas y de toda índole que ello significa.

Nada de esto parece haberse sistematizado en el Ecuador, peor aún, la ley que permitía el aborto en casos de violación fue negada en la Asamblea y deberá esperar todavía mucho tiempo para que se haga un replanteamiento de la misma, Ojalá entonces se vea que se está luchando contra una de las tragedias de nuestro país que merece la atención y el trabajo de todos para solucionarla.