Verdadera modernización de las FF.AA

alberto molinaAntes de los 70 vivimos en el Ecuador con muchas limitaciones, podríamos decir que éramos pobres de solemnidad; con los ingresos petroleros el país cambió radicalmente y obviamente las FF.AA.


La modernización de los cuarteles y la adquisición de armamento y equipo se hacen en las décadas de los 70s y de los 80s. En el Ejército se equipó a la Brigada Blindada “Galápagos”, con flamantes tanques franceses AMX-13, cañones autopropulsados de 155 mm. carros blindados para el transporte de tropas; además, se adquirió vehículos blindados brasileños (Jararaca, Urutu, Cascavel), etc. Una flota de helicópteros franceses (Super pumas, Puma, Lama, Gazelle, Alouette), Helicópteros rusos MI-17; aviones de transporte españoles Caza, (todos de fábrica) estas naves pasaron a conformar la Brigada de Aviación del Ejército. Para la Artillería se adquirió cañones de montaña italianos Oto Melara, cañones antiaéreos suizos Oerlikon, cañones nortamericanos autoremolcados de 155 mm., modernos equipos de comunicaciones; para las tropas especiales, paracaidas para saltos de combate, libre, operacional, etc. Igualmente se adquirió para la Fuerza Aérea aviones ingleses de combate Jaguar, franceses Mirage, norteamericanos A-37B, israelitas Kfir, todos de “paquete”.
La Marina fue equipada con submarinos alemanes clase U-209, corbetas italianas, lanchas misileras, patrulleras, fragatas misileras inglesas; el Buque Escuela “Guayas” español, el buque japonés de investigación “Orión”, La Aviación Naval fue dotada de aeronaves de ala fija y de helicópteros Bell nortamericanos; En la Infantería de Marina se crearon nuevos batallones con armamento y equipo modernos. Vale la pena resaltar, la adquisición de armamento ruso comprado de oferta a Nicaragua; el empleo de este armamento fue de mucha importancia en la gloriosa gesta del Cenepa.
Todo este moderno armamento y equipo fue adquirido por los gobiernos de las décadas señaladas (con un barril de petróleo cuyo valor promedio, no llegaba a 30 dólares), a esto se suma la preparación y entrenamiento en todos los niveles de mando (dentro y fuera del país), la fortaleza espiritual, la mística, la moral a toda prueba y la confianza del pueblo ecuatoriano depositada en sus FF.AA, permitió que éstas cumplan con su sagrada misión, tanto en la guerra como en la paz.

 

Alberto Molina Flores
albertomolina46@yahoo.es