Preocupa el desorden de la venta informal en Otavalo

Ibarra.- La feria no autorizada que se realizó el anterior sábado, por tercera semana consecutiva, preocupa a los moradores de la calle Modesto Jaramillo y a parte de la población de la ciudad. El incumplimiento de las normas de bioseguridad por muchos de los vendedores informales, según los moradores, pone en riesgo la salud de la población.

Desorden
La feria dio inicio a las 05H00. La presencia de pocos Agentes de Control Municipal no fue suficiente ante el número de vendedores que llegaron y se apoderaron de la vía pública sin hacer caso a las disposiciones de los Agentes. La feria se desarrolló en completo desorden y sin respetar la Ordenanza de bioseguridad que está vigente en el cantón.

“Estamos viviendo una crisis sanitaria pero si no hacemos efectiva esta ordenanza se pone en peligro a la población. Hace falta trabajar en la comunicación de esta ordenanza porque mucha gente no conoce los alcances de la misma”, señaló Raúl Chávez, habitante del sector.

Pedido
El ciudadano insistió en que para el próximo sábado haya mayor presencia de los Agentes de Control Municipal y se coordine con la Policía Nacional y Ejército, ‘para organizar a los comerciantes y poner orden’, para de esa manera evitar contagios.

“Pedimos que a los ciudadanos les organicen, porque la feria se hacen en detrimento de la seguridad pública. El municipio tiene competencias y atribuciones en el espacio público y el alcalde, como presidente del COE, tiene herramientas jurídicas como el COOTAD y la Ley de Seguridad Ciudadana que da facilidades para coordinar con la Policía Nacional y Ejército”, finalizó.