Venta de cárnicos se hace sin ganancias por cierre del camal

Tulcán. La incertidumbre entre los introductores y tercenistas de Tulcán era evidente hasta el mediodía de ayer cuando no tenían conocimiento de cuántos días más durará la clausura del Centro de Faenamiento. Ese lugar lleva cerrado desde el 18 de febrero bajo la razón de “ingreso de animales en horario no permitido”, según consta en el sello colocado por Agrocalidad. Federnán Villarreal, director de Agrocalidad, indicó que se analiza toda la documentación y se esperaba ayer en la tarde entregar la notificación al Municipio e iniciar el proceso.

Afectados. Para los introductores de cárnicos y tercenistas, quienes son los principales perjudicados la molestia es evidente ya que han acudido de una y otra oficina y nadie les da una respuesta concreta. José Cotacachi, representante de los introductores dice que son 60 afectados. Durante estos días han tenido que movilizar al ganado hasta el camal de San Gabriel o Julio Andrade lo que significa un gasto mayor. Por ejemplo, Adriana Coque, quien trabaja en la venta de cárnicos en el mercado San Miguel relata que llevó tres reses a faenar a San Gabriel lo que significó un pago de 40 dólares en fletes, es decir el doble de lo que pagaba antes. Además, en el camal de Julio Andrade, asegura que el ganado se recibe contado, es decir que les toca llevar una parte a Julio An-drade y otra a San Gabriel.

Estos gastos les están quitando las ganancias de las ventas y durante estos días aseguran prácticamente venden solo para conservar la clientela.

Algo similar expone Luis Casillas, quien está faenando los animales en Julio Andrade. “El faenamiento vale 25 dólares en Julio Andrade, más la traída es un gasto porque en mi caso faeno 6 o 7 veces por semana”.

Quejas. Otras denuncias que se hicieron por parte de los tercenistas es que no hubo buena coordinación con los camales de Julio Andrade y San Gabriel.

En estos sitios les pedían que se envíe personal desde Tulcán para faenar al ganado ya que estos sitios no tenían suficiente capacidad operativa. Los afectados piden mejor coordinación entre autoridades para evitar molestias a los usuarios que tienen que trasladarse a uno y otro lado.

El camal de Tulcán fue clausurado por Agrocalidad desde la tarde del lunes 18 de febrero.