Venezolanos terminaron muertos en una quebrada

Uno desapareció el 12 de mayo y el otro dos días después. Ambos cayeron a una quebrada por desconocimiento del lugar y fueron hallados la madrugada de ayer.

Urcuquí. La búsqueda de los familiares de dos hombres, de nacionalidad venezolana, terminó en la mina de Buenos Aires.

Ambos estaban desaparecidos y cayeron a la misma quebrada, luego de ingerir bebidas alcohólicas.

Desde la Policía Nacional se conoció que ninguno de los dos cadáveres de los mineros tenían signos de violencia, por lo que se presume que se trató de dos casos de muerte accidental.

Según la información del reporte policial, los dos sujetos fueron encontrados en el fondo de una quebrada, se presume que el uno llevaba en el sitio aproximadamente cuatro días y, el otro, cerca de dos.

Tragedia. Yoandry Rojas, de 24 años de edad, llegó desde Venezuela junto a su tío en el mes de enero y buscaron trabajo en la parroquia de Buenos Aires.

Su tío, José C., señaló que en el mes de abril dejó este trabajo y viajó a buscar días mejores en la capital, pero su sobrino se quedó en la mina. Por una llamada telefónica conoció que nadie sabía del paradero del joven, desde el 10 de mayo que salió junto a otros trabajadores a un sitio de esparcimiento de la parroquia.

Uno de los amigos dijo que ingirieron bebidas alcohólicas y luego desapareció. La búsqueda empezó de inmediato y con otros habitantes del sitio le encontraron en el fondo de la quebrada, en donde habría caído producto de los efectos del alcohol.

El cuerpo sin vida fue sacado del sitio y llevado hasta el patio de un inmueble ubicado en el sector conocido como La Visera, para que miembros de la Policía Nacional tomaran el procedimiento respectivo.

Caso. Jesús P., de 22 años de edad, corrió con igual suerte de Yoandry, ya que fue encontrado muerto en el mismo sitio.

El pasado domingo fue la última vez que los moradores del sitio le vieron con vida, y al igual que Yoan-dry, habría estado, junto a su hermano y varios amigos, consumiendo bebidas alcohólicas.

Al otro día el hermano de la víctima se percató de que no habría ido a dormir y empezó a buscarlo, para luego de varias horas encontrarlo en el mismo sitio donde estaba el otro cadáver.

Los dos cuerpos fueron llevados, por personal policial de la Dinased, hasta la morgue del hospital San Vi-cente de Paúl.

VINCULADO A