Venezolanos temen cierre de fronteras

Tulcán. Luciendo un brazalete con el número 7572, Luis Ángel Molina, completó el pasado domingo 48 horas esperando sellar sus documentos en el puente internacional de Rumichaca. Como él, miles de venezolanos pasaron durante el sábado, domingo y ayer, colapsando los exteriores de Migración de Ecuador y Colombia.

Con numeración. Viajeros como Jeyfer López, de Valencia, llegaron a las 18:00 del sábado y hasta el domingo al medio día seguían en la fila de lado ecuatoriano. Para evitar conflictos y gente que intente meterse a las filas optaron por numerarse.

Por iniciativa propia con esfero en mano se colocaban un número en el brazo y avanzaban por grupos hacia Migración, mientras los demás en los carriles peatonales se sentaban a esperar ser los próximos; pero eso podía tardar entre 4 y cinco horas.

Ventanillas. Pese a que cuando existe masiva afluencia masiva de extranjeros se supone que hay 14 ventanillas habilitadas atendiendo, los usuarios se quejaron que eso no se cumple y deben esperar hasta dos días. También Migración implementó un sistema de orden que consiste en colocar un brazalete azul con numeración para quienes pasan a sellar sus documentos. Los miles de venezolanos, entre los que hay adultos mayores y niños, duermen en el suelo y en la noche soportan las bajas temperaturas de la ciudad tulcaneña e incluso la lluvia.

Ismael Meléndez, docente universitario venezolano, mientras conversa con un grupo de compatriotas en la fila, coincide que el rumor de que el nuevo presidente colombiano Iván Duque, que asume su cargo hoy, cierre las fronteras, los obligó a acelerar el viaje. Esa sería la razón de esta avalancha de gente el fin de semana.

Para los extranjeros, el frío, el hambre, las noches en vela a la intemperie valen la pena por buscar mejores oportunidades.

Aseguran que en su país no hay nada que hacer. Se estima que cerca de 8000 extranjeros cruzaron desde el sábado hasta ayer.

El temor de que Colombia cierre su frontera al paso migratorio generó una avalancha de viajeros.
Hasta dos días esperan los viajeros para obtener el brazalete de Migración y sellar documentos.
Ante la llegada de miles de extranjeros optaron por numerarse a la espera de un turno migratorio.