Venezolanos en contra de agresiones en Otavalo

Otavalo. Los cerca de 80 venezolanos que trabajan en el mercado 24 de Mayo manifestaron su oposición a las acciones de discriminación, agresiones verbales y físicas por parte de la propietaria de un puesto del centro de expendio.

Hecho. La semana pasada un extranjero que labora en el sector de jugos recibió una bofetada y una serie de insultos, por parte de una comerciante. El altercado llegó a oídos del administrador del mercado, Guillermo Cisneros, quien se dio cita al lugar en donde supuestamente ocurrieron los hechos. Al sitio también llegaron la comisaria nacional, Sabrina Martínez, Da-niela Iturralde, Jefa Política y el comisario municipal, Germán Arias, con un buen número de miembros de la Policía Nacional y agentes de control municipal para escuchar a las partes y precautelar el orden público.

Extranjero. Varios trabajadores extranjeros aseguraron que se han sentido discriminados por la mencionada ciudadana. “La mayor parte de venezolanos que trabajamos en el mercado somos profesionales y estamos acá porque necesitamos y tenemos familias. Damos respeto y merecemos respeto”, dijo Jhon Álvarez, quien lleva un año trabajando en el mercado municipal.

Mercado. “Al ser un mercado muy grande siempre van a existir problemas de celo por el negocio.

Tuvimos una reunión de trabajo con los ciudadanos implicados en este caso. Dentro de las instalaciones tenemos un reglamento interno que hay que respetar. En este caso el escándalo que se produce en los puestos de comercio es sancionado con el 25% de un salario básico y de acuerdo a la gravedad del caso, el ente sancionador que es la Co-misaría Municipal, puede proceder a la clausura temporal del puesto.

Estamos en ese proceso ahorita”, indicó Cisneros.

Testimonios. Para Cristian Guevara, propietario de un puesto de venta de carne de ave, el trabajo que realizan los extranjeros en el mercado e de gran ayuda.

“La persona que trabaja conmigo ha demostrado seriedad y honradez. Hay que darles la mano con respeto pero en el mercado si hay personas que no aprecian el trabajo de ellos y les discriminan, incluso hay un poco de xenofobia”, dijo Guevara.

“Las personas que trabajan en el mercado siempre se dirigen con respeto y no he visto que faltan de palabra a nadie.

Somos personas y nos merecemos un trato igual”, dijo Carmen Males, cliente del mercado.

La venezolana Nifexli Medina (i) entrega un vaso de jugo a Rosita Vela, vendedora del mercado.