Vendedores ambulantes de la terminal terrestre dicen que ya no les permiten trabajar

vendedoresIbarra.- Los comerciantes ambulantes de la Asociación 1 de Mayo de la Terminal Terrestre de Ibarra se sienten angustiados porque no pueden trabajar con tranquilidad.

Según ellos desde la semana pasada no tienen permiso para entrar a la terminal y vender sus productos.

María Luisa Patiño cuenta que es padre y madre para sus tres hijos, dice que se siente amenazada por los guardias de seguridad de esta parada de buses.

“Yo me siento indefensa porque no podemos trabajar, tenemos que estar con el poco producto que podemos vender escondidos en una funda, y ahora ya no nos quieren dejar ingresar a la terminal ni como usuarios”.

Diario EL NORTE solicitó una entrevista con el administrador de la Terminal Terrestre, pero prefirió no pronunciarse sobre el tema.

vendedores2

Servicio interior.- 15 guardias de seguridad prestan sus servicios en la terminal. Juan Carlos Cruz, jefe de operaciones de la compañía Coinseta, explicó que esta parada de buses es una entidad privada.

Cruz mencionó que como empresa de seguridad tienen varios requerimientos específicos como prevenir que no haya actos delictivos y erradicar las ventas ambulantes.

Además, indicó que en muchos casos, hay ciudadanos que dicen ser vendedores para cometer actos ilícitos.

“No marginamos a nadie, nosotros estamos cumpliendo con nuestra misión para lo cual nos han contratado”, dijo.

Juan Carlos Cruz aseguró también que los comerciantes “jamás han cumplido con las normas”.

Guadalupe Anchaluiza, vendedora ambulante, indicó que en la terminal han trabajado más de 10 años, de generación en generación.

Mencionó que hay un convenio firmado con los guardias de seguridad que establece normas.

“Hemos estado cumpliendo, pero desde la semana pasada no nos dejan entrar a la terminal”, añadió Guadalupe.

Además, mencionó que reciben amenazas de los guardias de seguridad.

Asesoramiento.- Guadalupe, quien habló en representación de sus compañeras, anunció que están tratando el tema con un abogado.

“Las autoridades de la terminal no nos quieren escuchar porque hay comentarios de los señores guardias, ellos dicen que nosotros les amenazamos o que les pegamos. No somos así, necesitamos ese trabajo porque la mayoría somos madres solteras”.