Vencieron las barreras para ser las mejores estudiantes de su colegio

p13f1Juliana Ruiz, Camila Dávila y María Belén Noboa, en reconocimiento a su dedicación en las aulas recibieron las banderas Nacional, Cantonal e Institucional en su orden. Ellas al igual que sus escoltas vencieron todas las barreras que estuvieron en su camino.

 

RESPONSABILIDAD. En la actualidad, ser abanderado o escolta de un establecimiento educativo sigue siendo un gran honor cívico. Esta premisa la hace la abanderada del Pabellón Nacional, Juliana Ruiz quien en su discurso dijo que es una gran responsabilidad representar a sus compañeros, a la institución y a todos los exalumnos.

SIN BARRERAS. Juliana Ruiz, sostiene que para ser excelentes no hay límites. Cuenta que su instrucción académica la combina con los entrenamientos de ajedrez, deporte que los práctica 11 años. A través de esta actividad deportiva ha conseguido logros para su colegio y la provincia de Imbabura.
María Belén Noboa Andrade, recibió la bandera de la Unidad Educativa Alberto Enríquez por su gran desempeño escolar, algo que se repite en cada institución educativa todos los años. Sin embargo, lo que hace que esta jovencita sea noticia es que es ciega y cursa en un colegio normal.
Ayer, bajo la mirada de docentes y compañeros, quienes emocionados presenciaron la proclamación de esta joven mujer que esta misma experiencia la vivió cuando fue abanderada de la escuela Daniel Pasquel de Natabuela.