Vehículos pesados causan malestar en dos sectores de Otavalo

Los habitantes del barrio San Juan y quienes viven en la calle principal de la ciudadela Jacinto Collahuazo cuarta etapa, en Otavalo, aseguran que a diario son afectados por el paso de vehículos pesados por este sector.

Los moradores, cansados de que no han sido escuchados por los profesionales del volante, piden más control por parte de las autoridades de tránsito puesto que algunas viviendas ya están siendo afectadas por la vibración que produce el paso de estos pesados automotores.

El problema se siente desde el ingreso a las antiguas piscinas Yanayaku, en el barrio San Juan, hasta la salida a la vía a Selva Alegre, al final de la calle principal de la ciudadela Jacinto Collahuazo cuarta etapa.

Quienes habitan el sector aseguran que, a pesar de existir señalética que prohíbe el ingreso de vehículos pesados, los conductores hacen caso omiso de esto e ingresan por las ciudadelas para dirigir los tráileres cargados de cemento y otros materiales de construcción, a otras provincias del sur del país.

En el ingreso a San Juan se puede observar una pequeña señal que advierte la prohibición para el ingreso de vehículos pesados a esta zona residencial. En el ingreso a la ciudadela Jacinto Collahuazo cuarta etapa también hay dos señales de tránsito con la misma prohibición.

Los habitantes de estos sectores exigen que haya mayor presencia de Agentes Civiles de Tránsito para que se haga cumplir lo dispuesto en la señalética.

Aunque, según los habitantes de la zona, los vehículos pesados transitan por estas vías a toda hora, la madrugada y la noche son las preferidas para irrespetar las normas de circulación de tránsito.

“Generalmente esto se ve en la noche porque no hay autoridades de tránsito que controlen este problema. El paso de los carros pesados provoca la vibración de las casas como que fuera un movimiento sísmico. Estamos muy enojados porque ya hay algunas viviendas que están siendo afectadas”, dijo Rafael Anrango presidente de San Juan.

Por su parte, el presidente de la ciudadela Jacinto Collahuazo cuarta etapa, Rodrigo Haro, también dio a conocer que por el paso del transporte pesado ya se han presentado algunos problemas, especialmente con las acometidas de agua. “Hemos tenido bastante daños que han provocado fugas de agua y hundimientos del adoquinado”.

En la ciudadela Jacinto Collahuazo cuentan con cámaras de seguridad por medio de las cuales se han identificado a los vehículos pesados que pasan por la zona. “Tenemos fotos y videos del paso de estos vehículos, incluso las placas de los pesados camiones que pasan por aquí.

El paso de estos vehículos es un peligro porque hay muchos niños que juegan en las veredas”, dijo Rocío Santander, habitante de la ciudadela.

Los habitantes de la zona no descartan tomar otras medidas para ser escuchados y esperan que haya presencia de Agentes de Tránsito para que se haga respetar la señalética existente.