Vecinos del barrio El Empedrado se blindan con cámaras

Ibarra. Se cansaron de los robos y asaltos a cualquier hora del día y decidieron blindarse con un sistema de videovigilancia de seguridad. Cerca de 400 familias viven con cierta calma, pues 9 cámaras están activadas las 24 horas del día y cubren un perímetro de

4. 3 kilómetros a la redonda. Aunque están conscientes que hace falta más equipamiento de ese tipo, los moradores del barrio El Empedrado se fortalecen con el trabajo de la Unidad Policía Comunitaria, ubicada a seis cuadras del centro de esa localidad.

Monitoreo. Hace un año y medio se instalaron las cámaras se seguridad en todo el sistema operativo del Polideportivo.

Ricardo Suasti, presidente del barrio, aseguró que con las cámaras han podido captar accidentes de tránsito y también recuperar motocicletas y vehículos.

Es el primer sector que tiene su propio circuito cerrado de seguridad.

Las cámaras son de alta tecnología, cuentan con infrarrojo y un sistema que se puede anclarse a los celulares. “El proceso al que procedemos con la Policía es por medio de un chat comunitario. Enviamos una fotografía sobre algún sospechoso o acto irregular e inmediatamente acuden los efectivos. Ha dado buenos resultados”, dijo Suasti.

Un promedio de 300 personas acuden diariamente a ese escenario deportivo, que tiene el barrio como principal atracción.

Por las noches el movimiento baja en esa zona, pues las luces de las canchas se apagan a las 23:30 de forma automática y la Policía Nacional empieza a desalojar a las personas, que arriban de otras zonas de la ciudad. El dirigente asegura que hasta el momento no ha existido mayores problemas.

Siguiente etapa. Hay una segunda fase que se pretende instalar hasta diciembre de este año. Se trata de la incorporación de 9 cámaras más. “Este proyecto de seguridad se ejecuta por medio de autogestión. El resto de cámaras operarán en el sector delimitado y así vigilar todas las casas y vías de los moradores”, manifestó.

Es decir que estarán bajo observación e inspección sitios como: Pastor Alomia, la calle México, la avenida Fray Vacas Galindo y Alfredo Gómez Jaime.

Ese sector empieza desde el cruce de las rieles y termina en la vía Luis Gómez Jaime.

Anteriormente el barrio El Empedrado comprendía desde El Ejido de Ibarra hasta el Redondel de Ajaví.

Ahora no, pues se sectorizó en tres partes. El primero es El Ejido de Ibarra, el segundo se encuentra el barrio El Sauce, le sigue Santa Marianita de El Empedrado, El Empedrado de El Fátima y finaliza con el barrio Ajaví Grande.

El principal objetivo. La solidaridad de los habitantes es la principal estrategia para combatir a la delincuencia.

Aunque no hay una alarma comunitaria, los vecinos creen que hace falta conectar las cámaras al sistema del ECU 9-1-1.

Marco Chauca, vive 20 años en ese sitio y manifiesta que siente mayor seguridad con ese sistema de circuito cerrado, pero confía que a corto plazo, el personal del ECU 9-1-1 sean los encargados en monitorear.

Ese es principal objetivo de los habitantes.

Luchan para que se haga realidad y de esa forma vivir aún más seguros.