Vecinos ayudaron a limpiar las calles de San Antonio

Con escoba en mano y con la ilusión de mantener limpia a la parroquia de San Antonio de Ibarra, los vecinos salieron de sus casas para realizar una minga. La mañana de ayer los habitantes de los diferentes sectores de la parroquia urbana se juntaron para mejorar el aspecto de las calles, las aceras y en sí de toda la parroquia.

Desde las 08:00 algunos comenzaron a salir para en conjunto hacer una minga. El primer punto fueron las calles aledañas al parque Francisco Calderón, que es el central de la parroquia.

Según Héctor Guillermo Chuquín, presidente del Gobierno Autónomo Descentralizado de San Antonio de Ibarra, comentó que como parte del programa por las fiestas patronales de la parroquia está la realización de la minga colectiva.

“Queremos que todo este higiénico y aportar de alguna manera a la sanidad por la emergencia. Esto también permite estrechar los lazos entre los vecinos”, mencionó.
Acotó que es importante el tener vínculos colectivos y no solamente encerrarse en sus casas, “el trabajo comunitario que se hacía antes era muy fuerte y eso mejoraba el ornato y a la vez nos convertía en más solidarios y creo que esto no se debería de perder”.

Con la ayuda de algunas herramientas Bárbara Otavalo retiraba la maleza y las hierbas que habían crecido en una de las veredas de la calle Luis Enrique Cevallos.

“Estas mingas son importantes para tener de la mejor manera los espacios dentro de la parroquia y esto fortalece la unidad de cada una de las comunidades”, aseguró emocionada.
Cerca de ella estaban otras personas, quienes con diferentes elementos como escobas, palas, agua y jabón realizaron la limpieza.

Otros en cambio salieron de sus hogares con pintura para arreglar los frentes de las aceras, pero también para pintar parte de las fachadas de sus hogares. La actividad se desarrolló durante todo el día.

Paulina Ortiz, quien ha vivido durante 13 años consecutivos en San Antonio, comentó que a ella siempre le ha gustado ayudar a la comunidad. “Es muy satisfactorio el poder aportar en algo, creo que esto se debería de dar más continuamente y no solamente una vez al año, sino cada tres meses para que las relaciones entre los vecinos sean mejores”, acotó.

Las mingas son una tradición que sobre todo se daba en territorios indígenas, en donde las personas salían en comunidad para realizar trabajos a favor de todo un territorio y de todos sus habitantes. Con el paso de los años poco a poco se fue popularizando también en las zonas más urbanas y la intención es que las personas se unan con la intención de entregar una utilidad social a las personas.

Durante toda la semana se realizó una convocatoria en la parroquia para que las personas se sumen a la minga. Además, desde primeras horas de la mañana una camioneta del Gobierno Autónomo Descentralizado recorrió algunas de las calles haciendo un llamado por los altoparlantes para que las personas se sumen a la minga.

“No es que hubo un horario específico para hacerlo, lo importante es el fin de dejar las fachadas y los frentes bien arregladas”, agregó Chuquín. En la noche, en cambio, se realizó una serenata en la parroquia.