Varios sectores en Otavalo reclamaron por los valores de planillas

Habitantes de varias comunidades del cantón Otavalo llegaron hasta las oficinas de la empresa eléctrica para presentar su reclamo por el alto valor de las planillas de consumo que recibieron en sus domicilios. Dos concejalas y representantes de varias organizaciones comunitarias y del centro de la ciudad estuvieron presentes en este pedido.

Manuel Oyagata habitante la parroquia Eugenio Espejo se llevó una gran sorpresa al ver que su factura de consumo de energía eléctrica se había triplicado.

“Las facturas de abril y mayo suman un consumo de 97,51 dólares. Esto es un atropello de la empresa que no nos tomaron las lecturas durante la pandemia y cobran según los cálculos”, dijo el ciudadano.

Como él decenas de ciudadanos que se sienten perjudicados por el cobro de las planillas de luz acudieron hasta las instalaciones de la empresa eléctrica en Otavalo para protestar y solicitar la refacturación de este servicio.

Organizaciones
Representantes de seis uniones de organizaciones indígenas, el Comité de Gestión Ciudadana y las concejalas Aída Marcillo y Paolina Vercoutere estuvieron encabezando el reclamo de los usuarios que se sienten afectados.

“El incremento desmedido de las planillas de luz ha sido preocupante. Por esa razón las uniones de comunidades indígenas de las parroquias del cantón Otavalo han pedido a distintas organizaciones que realicemos este tipo de diálogos.

Mucha gente no va a poder pagar las facturas tan elevadas. En algunos casos personas que pagaban 15 dólares mensuales ahora tienen facturas que doblan y triplican este valor”, explicó la concejal Aida Marcillo.

La edil entregó un documento al jefe de la agencia de la empresa eléctrica en el que solicitaron la suspensión de cobros de las planillas eléctricas y una refacturación donde se de a conocer detalladamente el consumo de cada usuario durante los meses de confinamiento.

El representante del Comité de Gestión Ciudadana, Miguel Mediavilla dijo en su intervención que los cobros de las planillas se hicieron ‘al ojo y perjudicaron a muchos’. “Muchas actividades comerciales fueron suspendidas durante el confinamiento, pero aún así el costo del servicio eléctrico en algunos casos se ha duplicado”.

Para Paolina Vercoutere, hubo algunos errores en la toma de lectura de los medidores de consumo. Quizás esto es solamente un síntoma de algo más grande que ha pasado porque esto es una política del Gobierno Nacional y se ha quitado el subsidio para las familias con menos recursos (tarifa de la dignidad) y la gente más pobre tiene que pagar mucho más ahora”, dijo Vercoutere.

La empresa
El jefe de la agencia Otavalo de la empresa eléctrica, Fernando Muñoz, recibió el documento de reclamo de los usuarios y dio varias explicaciones a quienes llegaron a reclamar.

“No hubo incrementos en las tarifas de la energía eléctrica. El costo de un kilovatio por hora no ha tenido variación”, dijo Muñoz.

El representante de la empresa eléctrica en el cantón con respecto a la Tarifa de la Dignidad, Muñoz explicó que se refacturó a 2500 clientes, que eran beneficiarios de este subsidio y a quienes por haber subido la factura de 110 kilovatos, les llegaron cartas con precios elevados de consumo. “A ellos se les devolvió la Tarifa de la Dignidad”, ratificó.

“Nosotros no ponemos precio al consumo. Nos regimos a cuántos kilovatios ha consumido el cliente en 30 días. En abril no tomamos las lecturas, pero en la mayor parte del cantón ya se tomaron las lecturas en mayo y junio. Aquí tenemos 35 mil clientes y no podemos revisar de uno por uno, eso es imposible por eso se hizo un cálculo por los últimos 6 meses para proceder a realizar un cobro promedio”, explicó Muñoz.