Van 76 días y nada que se hace justicia para familia Cañarejo

Otavalo. La ausencia de Erika Cañarejo de 22 años y su hija de nueve meses, cada día se siente más.

Hoy se cumplen 76 días desde que fue brutalmente asesinada y hasta el momento no hay avances en la investigación.

Desde Fiscalía aseguran que están en el proceso investigativo, a pesar de ello los familiares piden más celeridad en el caso.

Perfil. Erika y su hija eran oriundas de la comunidad de Santa Mónica, de la parroquia Tupigachi del cantón Pedro Moncayo, en Pichincha. Pero sus cuerpos fueron encontrados en la comunidad de Gualacata, en la parroquia de González Suárez al sur del cantón Otavalo.

Pedido. “Queremos justicia, que encuentren a quien le hizo esto a mi hija y nieta. Hasta el momento no tenemos mayor información sobre el caso”, dijo Olga Cabascango, madre de la fallecida. El principal sospechoso de este hecho sería Alex I, expareja sentimental de la mujer y padre de la menor de edad. Al momento se encuentra prófugo de la justicia.

De acuerdo al informe médico, la causa de muerte de la madre fue por estrangulamiento. La madre también presentaba golpes en la cabeza, tres cortes tanto en el brazo derecho como en la cadera, de entre 2 y 4 centímetros. En el informe se asegura que la menor de edad, murió por ahogamiento en el lugar.

Triste estadística. De acuerdo al informe de la ONG Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu) y el Taller de Comunicación Mujer, hasta el 5 de julio pasado en Ecuador, se habían registrado 51 feminicidios.

De estos casos, 22 se encuentran en la fase judicial de indagación previa, 20 en instrucción fiscal o ante tribunales, 2 casos tienen sentencia condenatoria y en 7 los responsables se suicidaron, precisa el informe.

“Son 184 días en los que cada 86 horas una mujer es asesinada por la violencia machista”, apunta un comunicado de la Cedhu.