Utilizó a su suegra e hijas para transportar heroína

Tulcán. Armó un viaje familiar con su suegra y dos hijas, para tratar de despistar a los agentes de la Uni-dad de Antinarcóticos, pero fue descubierta.

Panorama. El hecho sucedió el pasado 3 de mayo en el control de La Paz en el cantón Montúfar, al sur de la provincia.

Tras siete meses de una rigurosa investigación, se comprobó la culpabilidad de Ángela Mariana Yánez.

La mujer de 37 años, debe pagar una condena de 10 años de prisión en el centro de rehabilitación social de Tulcán, por transportar 11 mil 132 gramos de heroína.

Así pasó. Según el expediente judicial Yáñez, quien vivía al norte de Tulcán y era una estilista de profesión, viajó hasta Ipiales-Co-lombia, para negociar el alcaloide.

En la ciudad colombiana se reunió el 1 de mayo con Juan David GS, quien le vendió 1197 cápsulas de heroína (11.132 gramos) por 20 millones de pesos (6 800 dólares aproximados).

El plan era llevar la droga hasta Quito, Ecuador, para venderla por 35 mil dólares. Para no levantar sospechas, invitó a Sofía Del So-corro CA., su suegra quien llegó al país de vacaciones el 2 de mayo procedente de Pereira, Colombia.

La mujer de 68 años vino a Ecuador para pasar unas vacaciones con su hijo, sin saber la tragedia que le esperaba a pocas horas de llegar.

Detenidas. Todo era normal, el viernes 3 de mayo, Yánez junto a sus dos hijas menores de edad, y su suegra emprendieron el viaje que les cambió la vida. Salieron de Tulcán sobre el medio día en un Peugeot de placas pichinchanas con destino a Quito. El automóvil estaba cargado de la droga que se encontraba bien camuflada en la carrocería. El primer obstáculo que fue el control sur lograron pasarlo sin inconvenientes, pero fue en el Control de La Paz donde las capturaron. Personal de Antinarcóticos en un operativo rutinario las abordó e inspeccionó el vehículo donde encontró el alcaloide.

Sentencia. Pasaron siete meses de investigación y se logró cerrar el caso. Se comprobó la responsabilidad total de Yánez quien utilizó a su suegra y dos hijas, para despistar a los uniformados y lograr consumar el delito.

A su vez, el Tribunal Penal, determinó que Sofía Del Socorro CA, fue utilizada por su nuera para el ilícito. Tras siete meses de estar recluida en el CRS de Tulcán, la mujer de 68 años de edad retomó su libertad. De esta manera se cerró uno de los casos más sonados por incautación de drogas en la provincia.