USA: Demócratas por la moderación

Igual que en elecciones anteriores, los precandidatos del partido opositor al Gobierno, entraron en liza de manera atropellada. Los demócratas más visibles en estas primarias eran Joe Biden, Bernie Sanders, Elizabeth Warren y el multimillonario Michael Bloomberg.

Todos con un mismo fin: desalojar al republicano Donald Trump de la Casa Blanca.

Al principio Sanders se mostró muy fuerte y ganó con amplitud a Biden, en medio de la sorpresa general. Pero el Súper Martes, día en que las primarias se realizan en catorce estados (incluidos los gigantescos California y Texas), Biden superó claramente a Sanders. ¿A qué se debió este cambio en la preferencia electoral cuando Biden estaba débil? Algunas explicaciones.

Los demócratas perciben que Sanders no podría derrotar a Trump, pues éste lo califica de socialista y hasta de comunista. Y eso en Estados Unidos es pecado capital. Peor aun cuando Sanders, de manera errática, alabó cierto logros de la revolución cubana en educación, citando al mismísimo Fidel Castro.

Sanders luce más radical que un socialista demócrata al estilo europeo, y en Estados Unidos esa filosofía no es bien vista.

Los ambiciosos planes de Sanders de dotar de protección de salud universal a los norteamericanos y aquel de entregar matrícula universitaria gratuita, no tienen financiamiento visible.

Estados Unidos no está para embelecos socialistas.