Uno de cada cuatro menores tiene desnutrición en Imbabura

desnutricion
Ibarra.-  La desnutrición infantil es un mal cotidiano en Imbabura. Aunque las cifras muestran una reducción, la situación preocupa. En 2017 se registraron 1 786 casos de menores con este mal. 46 menos que en 2016 donde la cifra subió a 1 832


La desnutrición es una enfermedad que afecta a los niños y niñas menores de cinco años de edad. Este problema es provocado por la falta de ingesta de alimentos o por las enfermedades recurrentes.

 

A escala nacional 1 de cada 4 niños sufre desnutrición crónica en el país por causa de la falta de acceso a agua potable, falta de alimentos nutritivos, carencia de acceso a salud y educación dijo Verónica Espinosa, ministra de Salud el pasado 23 de febrero durante la presentación oficial del programa nacional Misión Ternura.

El anuncio concuerda con la estadística que maneja Beatriz Perugachi, nutricionista del distrito de Salud 10D01. “A nivel nacional el porcentaje de desnutrición crónica es del 25,3 por ciento. En nuestro distrito bajamos del 17,87 por ciento del 2016 al 16,29 del año anterior”

Reacciones. Para la nutricionista otavaleña Patricia Freire, esta enfermedad es provocada por el insuficiente aporte de alimentos (hidratos de carbono – grasas) y proteínas. El desarrollo integral infantil supone impulsar el crecimiento de niñas y niños en los tres aspectos: físico, emocional e intelectual.  “Una alimentación inadecuada durante los primeros mil días de vida es lo que genera este mal. Mil días nos referimos desde los nueves meses de embarazo hasta los dos años y medio”, recuerda Freire. 

Por esta razón las mujeres embarazadas; los recién nacidos e infantes hasta los 5 años, serán  parte del Programa Misión Ternura que impulsará el Gobierno Nacional.

De acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la desnutrición es la principal causa de muerte de lactantes y menores en países en desarrollo. La prevención es una prioridad de la Organización Mundial de la Salud.

Panorama.  La situación de desnutrición crónica es casi el doble en los menores  indígenas que en mestizos (42.3% vs 24.1%). Los hechos más altos de este mal se concentran en la Sierra Central: Bolívar,  Chimborazo, Tungurahua, Cañar,  Santa Elena y el Cantón Pichincha de Manabí.

Imbabura se ubica entre las 15 provincias del país con este mal. La población Awá afincada en la parroquia de Lita y el norte de la jurisdicción, son los que lideran la triste estadística. Luego aparecen las comunidades rurales del cantón Otavalo donde la incidencia es muy fuerte. Es por ello que instituciones como la Prefectura, MIES y el Programa de Alimentación de las Naciones Unidas están trabajando en favor de erradicar este mal.