Universidad Técnica del Norte ya cuenta con un “mini hospital” bien equipado

Ibarra. Con el objetivo de que los estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Salud, en especial los de la carrera de Medicina tengan todo lo necesario para su formación académica, las autoridades de la Universidad Técnica del Norte (UTN) armaron y equiparon una moderna “Clínica de Simulación” .

Dimensiones del espacio. En un área de 160 metros cuadrados, espacio ubicado en la parte sur del antiguo Hospital San Vicente de Paúl, donde funciona uno de los campus de la UTN, quienes están al frente del centro de estudios invirtieron 600 000 dólares para adquirir diferentes equipos con tecnología de punta y armar la “Clínica de Simulación”. Las máquinas fueron importadas desde Canadá.

Un pequeño hospital. Ingresar a este espacio es como entrar a un pequeño hospital bien equipado.

En cada una de las áreas o laboratorios, se observa a estudiantes y docentes utilizando la indumentaria adecuada y concentrados en sus respectivas funciones.

La “Clínica de Simulación” cuenta con tres consultorios: Pediatría, Medicina Interna y Ginecología.

Por ejemplo, el simulador Apolo les permite detectar o reconocer en el paciente adulto los ruidos cardiacos, los ruidos respiratorios o los movimientos de las pupilas.

En cambio, en el consultorio de Pediatría está instalando un Baby sing, máquina que les permite identificar enfermedades como las neumonías y describir cuáles son los síntomas y los signos, con el objetivo de ir identificando la patología.

La clínica también cuenta con un quirófano, dotado de toda la instrumentación necesaria, para que los estudiantes se preparen de la mejor manera.

Cada laboratorio tiene simuladores y un cuarto de control, de donde expertos ingenieros, previo a una planificación con cada uno de los docentes, dominan los movimientos de los “pacientes virtuales”. El objetivo de todo esto es ver la reacción de quienes se forman para ser doctores.

Reacción. Salomé Gordillo, coordinadora de la carrera de Medicina de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UTN, es una de las más entusiastas con este proyecto que fue presentado hace dos años y que, gracias al respaldo de las autoridades de la universidad, se cristalizó.

Con satisfacción mencionó que los más beneficiados son los estudiantes, ya que, la idea es que durante la práctica ellos se equivoquen las veces que sean necesarias, pero cuando les llegue el momento de atender a pacientes reales lo hagan con seguridad, confianza y sin miedo.

“Realmente es una ventaja muy grande, la que tiene ahora nuestros estudiantes. Poder vivir y presenciar este tipo de experiencias basadas en mucha tecnología permite que, los primeros acercamientos que tengan los estudiantes de medicina no sea directamente con los pacientes, sino con una experiencia previa que les permita posteriormente ir con mayor seguridad”, dijo Pedro Torres es médico especialista en medicina crítica y terapia intensiva.

El profesional está encargado de dictar las materias de Inmunología y Fisiología a sus estudiantes.

Adriana Minet Castillo (d) trabaja con los estudiantes en el laboratorio de Pediatría.