Universidad ibarreña tiene como prioridad las personas con discapacidad

Ibarra. La finalidad de crear proyectos innovadores es por ayuda humanitaria y por eso los estudiantes que cursan el último nivel de la carrera de ingeniería en mecatrónica han diseñado prototipos que benefician a las personas con discapacidad.

Un bipedestador y un dispositivo que moviliza a la persona en silla de ruedas hacia el vehículo, son los proyectos que los futuros ingenieros han creado para poder graduarse.

José Sánchez pensó en hacer el dispositivo porque en el país, según datos del Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades, Conadis, hay un 27 % de personas con discapacidad.

“Se requieren este tipo de proyectos que la universidad impulsa para mejorar la calidad de vida”, indicó Sánchez, quien invirtió solo en la base 1 700 dólares, mientras que el presupuesto de su compañera, Daniela Pineda, para montar la grúa, fue de 1 500 dólares.

Marco Ciaccia, docente de la carrera, explicó que hay una necesidad para las personas con discapacidad física que usan silla de ruedas y uno de los problemas es moverlas hasta el asiento del vehículo.

“La persona que los asiste muchas veces sufre de dolores de espalda”, contó Ciaccia.

Mencionó que la idea fue crear un dispositivo para hacer ese trabajo sin que la persona que ayuda sufra.

Este dispositivo ya existe comercialmente, pero la novedad de este nuevo es que no requiere ningún tipo de modificación del vehículo.

Características. El docente señaló que la mayoría de dispositivos comerciales requieren instalar algún tipo de base.

“Este dispositivo es completamente independiente del vehículo”.

El prototipo está formado con una base que usa al vehículo como contra peso, adicionalmente está incluida una grúa, que sirve para levantar a la persona de la silla de ruedas e introducirla al vehículo y viceversa.

Motivación. Fernanda Paspuel trabajó sola en su proyecto de tesis, su objetivo es ayudar a las personas que tienen ciertas limitaciones y hacerles la vida más fácil.

Diseñó un bipedestador dinámico de accionamiento eléctrico que sirve básicamente para mantener erguida a una persona que no puede hacerlo por sí misma.

El dispositivo demora 2 minutos en parar a la persona y 2 minutos en sentarla. “Toda movilización está comandada por un control que sirve para ir adelante, hacia atrás, a un lado, al otro y hacer un giro de 360 grados”, dijo Fernanda, quien invirtió cerca de 2 000 dólares.

Diana Benítez está usando una silla de ruedas y nos muestra cómo funciona la grúa sobre la base ubicada debajo del vehículo.
Fernanda Paspuel muestra el funcionamiento del bipedestador que cuesta USD 2 000. En otros países está en USD 15 000.