Unipolaridad causa de la crisis mundial

m1Quizá alguien se pregunte ¿por qué es necesaria una opción de multipolaridad en el mundo de hoy? Bueno, porque desde que en los acuerdos de Bretton Woods se fraguó la arquitectura del mundo capitalista en favor de una sola potencia hegemónica, el orbe ha sufrido no solo distorsiones en su desarrollo, sino verdaderos procesos de neocolonalismo rapaz, puro y duro.La concentración de la riqueza con aquel poder económico, social y político no ofrece ninguna esperanza de reivindicación orientada hacia la justicia, la solidaridad, la igualdad de la especie humana; tampoco hay espacio para otear cuidado hacia la naturaleza, ni siquiera las otras formas de vida existentes en el planeta, cuentan como tales, sino como recursos transformados en mercancía de corta duración, necesariamente desechable y de disponibilidad insaciable. A este panorama se define como crisis civilizatoria, antesala de la barbarie y la destrucción. Los áulicos de la nordomanía suelen afirmar que el pequeño sector social que logra conseguir un paraíso de acumulación y concentración de la economía capitalista, es el líder del espíritu de la realización individual; es también adalid victorioso de la iniciativa privada, pues reconoce al mercado como el más genuino medio para la distribución de los recursos, asi como a los precios como el único referente económico de distribución que es a su vez apropiado, valido y objetivo. El dogma neoliberal enaltece a la competitividad como una necesaria motivación que atrae el progreso hacia el más fuerte, alaba a la desigualdad económica porque cree que ella es el mejor incentivo de metas y porque a sus conquistadores los ubica en el pináculo del éxito.  El pragmatismo en lo económico y en la conducta debe alcanzarse a cualquier costo, la carrera por la supremacía pisotea a quien sea con tal conseguir el propósito. Todos, absolutamente todos los demás individuos que no comparten con estos credos, les consideran perdedores, simplemente son pensadores o soñadores inútiles.