Unidos por una noble causa social

portadilla-otavalo

El 4 de enero Dolores Vinueza cumplirá 72 años. Este onomástico será uno de los mejores que pueda celebrar. La razón es más que obvia, su nueva casa ya será una realidad, aunque no estará, del todo terminada, los cimientos y la base ya están.

El colectivo ‘Sonrisas y Solidaridad’, es un grupo de personas enfocados en hacer labor social direccionado a los sectores más vulnerables de la sociedad, lo que tomaron la misión de construirle la casa a la humilde otavaleña. Dolores vuelve a sonreír luego de seis meses de angustia. A mediados de año un incendio de acabó con su casa, la explosión de un tanque de gas, destruyó su vivienda ubicada en el sector de Hualpo, en la parroquia de Ilumán. Esto fue el 7 de julio de este año.

La vivienda carece del servicio de energía eléctrica por lo que Dolores, utiliza velas para alumbrarse en las noches. La noche del martes 7 de julio su casa literalmente se volvió un infierno. La mujer que padece una discapacidad auditiva fue a la cocina en busca de alguna cosa. Para aclarar el lugar prendió un fósforo para encender la vela, pero como había acumulación de gas por la fuga que provenía del cilindro, ocasionó dos explosiones. El incendio que destruyó los pocos bienes que Dolores tenía.

La explosión además provocó la caída del techo. Las llamas también provocaron quemaduras leves en el rostro, manos y brazos de Dolores. Eso hecho quedó atrás. Ahora todo es diferente, la señora sonríe y está contenta. Ayer se hizo la minga de solidaridad y se empezó con los trabajos.

DESDE AYER ES FELICIDAD

La emoción fue evidente aunque habla poco el castellano, agradeció a cada uno de los gestores por esta causa. “Estoy contenta, cuando llovía todo se mojaba, estoy feliz por tener una buena casita”, susurraba con un castellano poco fluido. “Conocimos el caso de la señora. Nuestro compañero Rubén Terán hizo el seguimiento y hemos decidido apoyar esta causa”, explica Jaime Perugachi quien es parte del colectivo social. De acuerdo a los cálculos en tres semanas estará construida la vivienda de manera definitiva.

El inmueble será edificado en una terreno de 7 x 7 metros cuadrados, tendrá tres cuartos y será más cómoda que el espacio donde actualmente vive Vinuesa. Parte de Terán y Perugachi la agrupación benefactora lo completan Roberto Lema, Humberto Morales y Luis Humberto Conejo quienes son las cabezas visibles de la organización que lleva más tres años ayudando a los sectores más necesitados. A esta iniciativa que adelanta ‘Sonrisas y Solidaridad’, se han unido varias personas que de alguna manera han dado soporte para la culminación del inmueble.

“Necesitamos que más gente se una a nosotros. Que nos ayuden con cementos, puertas o lo que se pueda”, agrega Perugachi quien fue una de las personas que ayer realizó la minga de Solidaridad. De acuerdo a los ofrecimientos, para la casa que están construyendo, se sumó el apoyo de la Junta Parroquial y varias personas que conocieron el caso de Vinueza. También se espera concretar el ofrecimiento del Municipio quien ayudará con el techado.