Unidad médica corre el riesgo de ser cerrada

unidadOtavalo.- La unidad médica del seguro social campesino ubicada en Casco Valenzuela, corre el peligro de que sea cerrada. Un impasse con los dirigentes de la comunidad puede provocar que este servicio deje de brindarse en la localidad, afectando a cerca de 1 300 personas que se benefician directamente.

Dificultad. “El problema nace hace algunos años atrás. La principal dificultad que tenemos es que es que no se cumple con los accesos que debe tener este centro médico. Ante esto existe la oposición de la comunidad quienes no permiten que se hagan estas entradas porque frente a la unidad de salud existe una cancha de ecuavóley”, explicó Juan Flores, teniente político de San Pablo quien aseguró también que se están buscando alternativas para dar solución a este inconveniente “porque se corre el riesgo de que no se emita los respectivos permisos para que siga funcionando este dispensario médico”.

La comunidad. En Casco Valenzuela se asegura también que el problema tiene varios años de vigencia. Algunos habitantes de este sector aseguraron que, según los dirigentes comunitarios, el ingreso a este dispensario se lo hacía por una calle que se encuentra a lado del dispensario y no por donde se encuentra la cancha de ecuavóley.

“Esto nos han informado nuestros dirigentes pero sabemos que todo puede tener solución mediante el diálogo. Esperamos que el funcionamiento del dispensario continúe en nuestra comunidad y siga beneficiándonos”, dijo Zoila Casco, afiliada al seguro social campesino.

Servicios. Luis Alejandro Vásquez, médico de la esta unidad de salud, explicó que la atención se brinda desde las 08H00 hasta las 16H00, de lunes a viernes en las especialidades de medicina general y odontología. “Son 10 comunidades las que se benefician desde hace 32 años”, dijo Vásquez.