Unidad educativa 17 de Julio con moderno laboratorio

Ibarra. La Unidad Educativa 17 de Julio, una de las tradicionales instituciones de la capital imbabureña, cuenta con un nuevo y remodelado laboratorio para química y biología.

El material para trabajos y el equipamiento fue entregado por el Ministerio de Educación.

La autoridad. Gustavo Taramuel, rector de la Unidad Educativa 17 de Julio, mencionó que esto es muy positivo para la institución, ya que tanto docentes como los 856 estudiantes que forman parte del bachillerato son los principales beneficiados.

La primera autoridad del centro de estudios aseguró que la inversión tranquilamente supera los 40 000 dólares.

Patricia Lovato, docente de química y biología de la Unidad Educativa 17 de Julio, es una de las más entusiasmadas con el cambio de 180 grados que se dio en este espacio de la institución.

“Es muy importante (esta obra) porque de esta manera a los estudiantes se les puede motivar, ya que a ellos les gusta más la práctica que la teoría.

Anteriormente nuestro laboratorio era más una bodega que un laboratorio”, mencionó la docente.

El coordinador. Marco Quimbiulco también profesor de la materia antes mencionada y coordinador de la misma, explicó que entre el equipamiento que recibió la institución están 15 microscopios.

Además, el ministerio les entregó materiales como esqueletos fabricados con un plástico especial y de igual forma otras partes del cuerpo humano, con el objetivo de que los estudiantes de biología puedan recibir de la mejor manera posible sus clases.

También recibieron varias mesas de acero inoxidable y taburetes para que mayor comodidad de los estudiantes. Anteriormente, en el aula donde funciona el laboratorio, se realizaron otro tipo de obras. Por ejemplo, mejoraron las condiciones del piso colocando cerámica, ubicaron nuevas instalaciones eléctricas y techo falso.

Reacción. Carlos Pérez, estudiante del tercer año de bachillerato, vio con buenos ojos el importante cambio que se dio en el laboratorio de la institución.

“Antes no teníamos este tipo de equipos para recibir clases. Sin duda, ahora, contamos con nuevo material para recibir clases de una mejor manera y aprender más”, dijo el estudiante.

Nayeli Chicaiza (i), estudiante de tercero de bachillerato, recibe indicaciones de Marco Quimbiulco.
Michael Haro (i) y Lenin Villegas, observan uno de los microscopios que le fue entregado a la Unidad Educativa 17 de Julio.