Una vivienda digna está cerca de ser una realidad

Ibarra. Honorio Molina vivió por muchos años en condiciones precarias. Un equipo de Diario EL NORTE sacó a la luz el estado en que habitaba el adulto mayor en el sector de Punkuwaiku, comunidad perteneciente a la parroquia La Esperanza.

Un grupo de personas solidarias se han unido para construirle una vivienda digna, mientras tanto Honorio ha sido reubicado momentáneamente a la casa comunal del sector.

Desde el MIES. “El señor Juan Honorio Molina, se encuentra siendo atendido dentro del programa “Mis Mejores Años”, en la modalidad de atención domiciliaria, bajo la atención y el cuidado del técnico Raúl Grijalva, de acuerdo a lo verificado en la hoja de ruta que nosotros tenemos el señor recibe la pensión de 100 dólares mensuales”, dijo Elena Larrea, directora distrital del MIES, sin embargo se conoció que él no cobraba ese dinero, sino que lo hacía su “amigo” José María Tabango, pero las condiciones en que vivía Honorio eran precarias.

Otro problema era que su vivienda no tenía las condiciones ni siquiera básicas para acoger a un adulto mayor que no tiene inclusive una de sus extremidades superiores (brazo izquierdo).

Ayuda. Luis Miguel Revelo, ha sido quien luego de conocer la situación de Honorio decidió a través de los medios de comunicación solicitar material de construcción y mano de obra para hacer realidad la vivienda del adulto mayor. En este último fin de semana en otro minga ciudadana ya se empezó con la construcción de las paredes de la vivienda, la cual tiene un avance del 50 %.