Una visión integral

Ayer se “celebró” –no sabemos si hoy cabe esta palabra- el Día Mundial del Medio Ambiente. Para muchos sectores quizá no, porque son más los daños y los fracasos que una verdadera política mundial para proteger el medio ambiente.El mundo está saturado de gases tóxicos, de irreverentes atentados contra la naturaleza, de oídos sordos de las potencias y de una lucha de los sectores afro, indígenas, campesinos, que saben que el bienestar de la tierra es un homenaje a la vida. De ahí que la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20 que se efectuará en Brasil tiene un interés inusitado, pero sobre todo para los pueblos indígenas y sus organizaciones que están reunidos en Quito en el Seminario Regional Derechos de los Pueblos y Cambio Climático, validando las propuestas que llevarán a la Conferencia. Ellos han dicho que “para los pueblos indígenas andinos, como hijos de la Madre Tierra, el medio ambiente no es algo ajeno, nuestra visión es holística e integral”. Plantean la adopción de una Declaración de Derechos de la Madre Tierra, unida al establecimiento de un Tribunal Internacional que sancione las vulneraciones de estos derechos por parte de los Estados y las corporaciones multinacionales. Sería un gran logro, sin duda.