Una silla especial que le permitirá una mejor movilidad a Josué

Ibarra. La parálisis cerebral es un grupo de trastornos que afectan la capacidad de una persona para moverse, mantener el equilibrio y la postura.

Con esta enfermedad vive Josué Basantes, él es un niño de nueve años al que se le detectó esta rara condición a muy temprana edad.

Comentario. Su madre Esperanza Palma, relata que su hijo no tiene una auto dependencia, el niño debe estar en brazos a todo momento.

Josué también sufre de osteogénesis imperfecta, este es un trastorno genético en el cual los huesos se fracturan con facilidad, sin un motivo aparente.

Esta enfermedad es conocida como huesos de cristal.

Su madre con una sonrisa en el rostro menciona que el a pesar de su condición, Josué siempre muestra una sonrisa.

A ella le habían comentado que su hijo no iba a pasar de los dos años de edad. “Me dijeron que solo iba a vivir hasta los dos años, pero miren, ya tiene nueve, así que creo que él nos acompañará por muchos años más”.

En su casa es muy apreciado y querido por su familia, hermanos mayores y abuelita, esta última es con quien más convive ya que su madre debe salir a trabajar.

La familia recalca que la situación con Josué es un poco complicada, por su condición él debe permanecer inmóvil, se le debe cuidar mucho ya que un simple golpe puede causar una lesión grave.

Cuando salen a algún lugar, todo el tiempo debe estar en brazos.

Fundación. Esperanza comenta que, conversando con una amiga, esta le mencionó de la Fundación Penipe, la cual se encarga en ayudar a varias personas que se encuentran con las condiciones similares a la de Josué.

Comenta que se puso en contacto con ellos y que la respuesta fue inmediata.

15 días después, desde Estados Unidos llegó una silla especial que fue donada para Josué.

Esta le permitirá un poco más de independencia, además ser una ayuda para la familia al momento de movilizarlo.

Efrén Ormaza quien es presidente de la Fundación Penipe, viajó personalmente desde EE.UU. para hacer la entrega de la silla para Josué.

Silla. La silla es de fibra de carbono y titanium con frenos de disco, diseñada especialmente para niños con parálisis cerebral.

El presidente de la fundación menciona que ya han donado varias sillas pero que es la primera vez que lo hacen para un niño.

“Lo único que espero es que el niño tenga una vida más confortable, también para nosotros es importante hacer el seguimiento del paciente y lo único que requiero es que una vez que no se utilice la silla, sea devuelta a la fundación”, dijo.

Costo. El valor de esta silla especial en el mercado oscila entre los cuatro mil a cinco mil dólares, pero en esta ocasión gracias a la labor que realiza la fundación, se la fue donada.

Joselyn Caicedo, hermana de Josué comento que la silla es una gran ayuda. “Somos de escasos recursos y esta silla es muy costosa y a nosotros no nos alcanzaría, entonces la fundación da una gran ayuda social a personas que necesitan”.

Esperanza Palma se siente agradecida con la fundación, ya que nueve años Josué paso el brazo, la silla le permitirá estar más cómodo y tener una mejor movilidad. “Para mi es difícil, pero lo he ido superando, no es fácil tener un niño especial, pero Dios me ha dado la fortaleza para salir adelante”.