Una puñalada casi acaba con su vida en la cárcel

Ibarra. El hecho se registró aproximadamente a las 08:40 de ayer en el interior del Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas Varones de Ibarra. Un privado de libertad fue apuñalado por otro de los internos con la punta afilada de una cuchara.

Extraoficialmente se conoce que la agresión se habría suscitado por una deuda de un dólar, en el ingreso a la celda Atenuados Altos, en donde se encuentran recluidos los dos internos.

Jaime Yacelga, director del centro carcelario, comentó que previo al incidente no existió una riña o algún tipo de enfrentamiento, sin embargo el interno fue agredido en el tórax, a la altura del corazón.

“Enseguida el herido se acercó a un agente de seguridad penitenciaria y dio a conocer el hecho y, junto al presunto agresor, les trajeron al área de intermedia. Al verle grave la herida, le ingresaron al dispensario médico y trataron de estabilizarle. Enseguida llegó la ambulancia y le trasladaron al hospital San Vicente de Paúl de emergencia, en donde le ingresaron y le realizaron una intervención quirúrgica, sin embargo requieren insumos para completar el procedimiento”, mencionó el director.

Declaración. Yacelga manifestó que los doctores que atendieron al privado de libertad tomaron la decisión de que tenía ser trasladado a la ciudad de Quito, en donde será ingresado en una casa de salud particular. “Como medida de prevención realizaremos charlas de concienciación en el centro para fomentar una cultura de paz y respeto entre los internos”, concluyó el funcionario.

Según el reporte policial, el agresor responde a los nombres de Ronald Antonio C., de nacionalidad venezolana, quien se encuentra con prisión preventiva desde el 7 de diciembre, acusado del presunto delito de tenencia de sustancias estupefacientes sujetas a fiscalización.

Mientras el herido responde a los nombres de Pablo Alfredo Q., más conocido como ‘Mi rey’, quien está se encuentra sentenciado por el delito de robo.

El presunto autor de la agresión fue puesto a órdenes de la autoridad competente y fue llevado ante el juez de turno por miembros de la Policía Judicial y Dinased. Dependiendo el tiempo de incapacidad que reciba el herido, se establecerá si el agresor será judicializado por el delito de lesiones o por un intento de asesinato.