Una persona prófuga tras muerte de joven en Caranqui

Ibarra. La sonrisa y amabilidad de Stalin López se esfumaron. Una puñalada en el corazón acabó con sus sueños e ilusiones. Sucedió la tarde y noche del domingo 22 de julio en la urbanización Gustavo Pareja Cisneros al sur de Ibarra.

Panorama. Su muerte se dio en un confuso hecho. Al momento la Policía Nacional y Fiscalía realizan las respectivas investigaciones. Inicialmente dos personas fueron vinculadas al caso y otra se encuentra prófuga.

Presuntamente Franklin H, sería el autor, mientras su madre fue detenida por alterar el lugar de los hechos, pero minutos después quedó en libertad.

La instrucción fiscal por el asesinato del joven taxista tendrá una duración de 30 días.

Testimonios. De acuerdo a versiones extraoficiales Stalin se encontraba en la vivienda de Franklin y David H, hermanos y amigos de infancia del hoy occiso. Todo transcurría con normalidad hasta que inició una discusión que terminó con la muerte de Stalin. “Aparentemente los dos hermanos empezaron a discutir y Stalin por defender a uno de ellos recibió la puñalada”, explicó uno de los familiares que evitó identificarse.

En curso. En el episodio se involucró a la madre de Franklin y David, quien a decir de los familiares de Stalin, alteró la escena del crimen. “Ella cambió todo, trató de despistar a la Policía”, afirmó otra familiar de Stalin.

Situación. El dolor en la familia López era evidente. No comprendían, cómo la vida de uno de sus allegados terminaba de esa manera. Más aún en manos de sus amigos de infancia.

“Pido justicia para mi hijo. Esto no puede quedarse así. Él, era una buena persona. Estudiaba y trabajaba, no tenía problemas con nadie. Él estudiaba administración de empresas, estaba en el octavo semestre. Era una persona demasiado buena”, dice con voz entrecortada Pablo López, quien recordó a su hijo al que no volverá a ver.

Franklin H., fue vinculado por la muerte del taxista y estudiante universitario Stalin López.
Personal de la Policía Nacional y agentes de la Dinased, llegaron hasta la vivienda para el levantamiento del cadáver.