Una mujer, su hijo y su exconviviente expendían drogas

altIBARRA. El Tribunal Segundo de Garantías Penales de Imbabura declaró el lunes culpables del delito de tenencia y venta de drogas a Paulina Elizabeth Cisneros Yánez, a su hijo Edwin Fernando Guaytarilla Cisneros y a su expareja Ángel Raúl Valencia Garrido.

 El delito. Según las declaraciones emitidas por los testigos que se presentaron en la audiencia de juzgamiento, el pasado 17 de noviembre, en dos viviendas de la ciudad de Ibarra, los tres procesados fueron privados de su libertad por tenencia ilegal de sustancias estupefacientes.

Aquel día, varios agentes de antinarcóticos, realizaron dos allanamientos.

En el primer operativo Paulina Cisneros y su hijo Ángel Guitarilla, salían en un vehículo desde su vivienda y fueron interceptados por los agentes que en su poder encontraron varios sobres de marihuana y cocaína. Luego ingresaron a la vivienda y encontraron 240 gramos de marihuana y 70 de cocaína.

En la segunda vivienda privaron de su libertad a Ángel Valencia porque en su poder fueron encontrados 238 gramos de cocaína  y 390 pastillas de prohibida tenencia, porque las mismas podían ser usadas para dopar a las personas.

 Audiencia de juzgamiento. Paulina Cisneros dijo que ella desconocía de donde salió la droga, ya que todo encontraron en la habitación de su hijo, tratando de librarse de su culpa.

Edwin Guaytarilla declaró que su madre es inocente, que el consume drogas desde los 16 años y que también la vendía a sus amigos.

Ángel Valencia padre de dos hijas de la mujer procesada, dijo que el reconoce que se dedicaba a la venta de drogas ya que por su edad no podía conseguir un trabajo digno y que necesitaba dinero para mantener a sus hijas.

Los miembros del tribunal los declararon culpables del delito de tenencia y expendio de drogas y notificarán su sentencia en los próximos días.

 Agresión.  Los familiares de los acusados, agredieron al fotógrafo de diario EL NORTE, Alejandro Codero, golpeándolo y arrojándolo al piso, mientras intentaba graficar el delito juzgado.