Una mujer denuncia supuesta mala atención en el IESS

Otavalo. Una supuesta mala atención en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de Ibarra, llevó a Esthela Ojeda a enviar un oficio a esta institución, presentando su queja.

Esta madre de familia contó, en medio de lágrimas, que su única fuente de trabajo es preparar alimentos, pero sufrió una fractura en su brazo derecho luego de una caída de aproximadamente 2 metros y medio de altura.

Desde el 20 de enero, Esthela no ha vuelto a laborar. Ese día fue atendida en el hospital San Luis de Otavalo, de aquí la enviaron al IESS de Ibarra para que sea sometida a una operación, pero aseguró que nunca fue operada y estuvo internada cinco días recibiendo solo medicamentos, mientras su mano derecha empeoraba.

“Me dieron solo analgésicos y medicación para el dolor, nada más”, contó.

Volvió a casa. Recibió el alta un viernes al mediodía, cuando supuestamente le informaron que no se podía hacer nada con su brazo. “Regresé a casa, empecé a tener fiebre en la mano y al siguiente día tuve que buscar un médico particular”. Antes de buscar a un médico, acudió al IESS de Otavalo, pero le informaron que no contaban con traumatólogo e iba a ser enviada nuevamente a Ibarra, pero por temor de no ser atendida, no quiso volver.

Es así como localiza al traumatólogo que atiende en el hospital de Otavalo, quien le había comunicado que le podía hacer la cirugía en una clínica y tenía un costo de 3 000 dólares, pero Esthela le aseguró que no podía cancelarlo ya que era demasiado dinero.

“Comprendiendo mi situación dijo que podía ayudarme si ingresaba por emergencia al hospital porque operaba los miércoles”, dijo.

Operación. De acuerdo a Esthela, el médico le indicó que la operación fue complicada, pero ahora ya se encuentra en recuperación durante seis meses, pero solo un 90 % de su brazo podría funcionar.

Esthela envío un oficio y solicitó al IESS indemnización por el gasto de USD 840 en clavos, tornillos y placas. La respuesta del IESS fue: “se verificó que trauma en muñeca ocurrió el 20 de enero, acude al centro de especialidades de Otavalo, el mismo día derivada al hospital de Ibarra, donde recibe tratamiento por emergencia con un diagnóstico de fractura, se realiza reducción cerrada de la fractura con inmovilización, luego verifican en TAC simple que existe una adecuada reducción y se da de alta el 24 de enero para que continúe en tratamiento con inmovilización”.