Una “mascarilla” que convierte al usuario en un poco androide

La pandemia de COVID-19 ha provocado que las marcarillas se hayan convertido en parte de nuestro atuendo al salir a la calle, pero en los últimos tiempos han aparecido conceptos que llevan esa protección a otro nivel.

‘Blanc’ lo demuestra con una singular máscara facial completa que no solo está orientada a protegerte de la COVID-19, sino que además oculta todas tus facciones, convirtiendo a quien lo lleva en alguien anónimo.

Un grupo de emprendedores, expertos y diseñadores se han unido para crear esa máscara que cubre los ojos, nariz y boca del usuario y cuenta además con filtros HEPA aprobados por la FDA (el organismo que regula los medicamentos en EE.UU.) y que protege a quienes la llevan del 99% de las partículas, incluyendo polvo y aerosoles.

En la máscara además se integran una serie de indicadores que según el color permiten saber al usuario si es necesario cambiar los filtros que utiliza al ponerse la máscara, que además destaca por ese diseño casi de ciencia ficción que evita que nadie nos pueda reconocer.

Blanc es además modular: el panel frontal es intercambiable con diversos materiales, colores y texturas, y según sus creadores Blanc se ajusta a las características anatómicas de la cara sin problemas y se coloca fácilmente con esos dos paneles verticales y simétricas.

Se viene el Blanc2
Este producto se ha puesto en marcha a través de una campaña de financiación colectiva en Kickstarter en la que ya se han recaudado más de 100.000 euros y a la que aún le quedan 48 días para terminar.