Una jornada interesante

El salón del Pleno de la Asamblea olía a nuevo, a confianza, a mujer, a revolución ciudadana. En principio había inquietud, pero conforme pasaban las horas, la tranquilidad fue la constante en el hemiciclo. Los cien asambleístas de PAIS cumplieron a la perfección lo acordado y fueron tres jóvenes mujeres, que entran en la historia política nacional, las que manejaran las sesiones de la Asamblea Legislativa.

Gabriela Rivadeneira es ya la presidenta de la Asamblea Nacional, como primera vicepresidenta está Rosana Alvarado, y como segunda vicepresidenta, la exministra Marcela Aguiñaga. Por primera vez, en medio de los discursos, de ciertos altercados que no trascendieron, de algunos enunciado de barricada, estuvo el hecho de entregar las insignias a todos los legisladores en forma pública y no como se lo hacía antes, en la secretaria del Parlamento y hasta en las oficinas de los representantes elegidos. No debemos desconocer que la Asamblea Nacional se instaló con una mayoría oficialista, la misma que asistirá para ser parte del juramento del presidente de la República Rafael Correa, tras haber logrado la reelección en febrero. Las mujeres ahora ocupan un 40% de las curules, lo cual es histórico, como histórica es la presencia de una imbabureña por primera vez al frente de esta importante función del Estado. Suerte a la Asamblea, suerte al país, suerte a Gabriela.