Una gloriosa escuela

Cada día que pasa, la historia de los pueblos se convierte en la memoria escrita y fotográfica de su pasado para reconocer y entender su valioso trajinar de la mano de la utopía y de la esperanza, de los éxitos y fracasos, pero por sobre todo de la satisfacción del deber cumplido.

Es por ello, que desde el año de 1843, la gloriosa y legendaria Escuela 24 de Mayo de la ciudad de Atuntaqui se ha convertido no solo en el “templo del saber” y en el “semillero de valores,” que ha formado integralmente a miles de niños y adolescentes sino también en la “cuna del emprendimiento” de insignes atuntaqueños que por su trabajo silencioso y tesonero, honesto y productivo, están siendo los protagonistas del progreso y adelanto de Antonio Ante, Imbabura y la Patria toda. Esto hace que, la Escuela 24 de Mayo de Atuntaqui ostente una historia rica en verdades, un lauro de glorias y una educación de excelencia que hasta hace unas décadas pasó diluida en la penumbra del tiempo pero que hoy gracias a su aporte invaluable a la ciudadanía, testimonio elocuente de sus estudiantes, vocación de servicio de sus docentes, liderazgo de sus autoridades y compromiso incondicional de sus padres de familia, brilla con luz propia en la cima del éxito. El gran camino recorrido en estos 168 años de existencia, demuestra que la educación que se comparte día a día en esta prestigiosa institución educativa, mantiene el equilibrio entre las fuerzas materiales y espirituales del hombre como verdadero ser humano, culturiza y civiliza sus acciones para servir a la sociedad, reconoce y eleva los sentimientos más sublimes para hacer de cada niño y adolescente, un ciudadano ejemplar y el futuro gobernante que nuestra Patria necesita. Razones estas más que suficientes para en su 168 aniversario de creación, felicitar públicamente a su director el Lic. Rodrigo Andrade por su excelente gestión, a todo el personal docente por la calidad de educación, a los niños y niñas por su motivación por aprender, y a los padres de familia por su permanente colaboración, y así hacer de la gloriosa Escuela 24 de Mayo de la Ciudad de Atuntaqui, un ejemplo a seguir. LOOR A LA ESCUELA 24 DE MAYO.

 Kim Vivero Saltos
kvivero@pucesi.edu.ec