Una forma de vida extraordinaria

Es la curiosidad del hombre lo que ha hecho crecer a la ciencia; desde siempre la inquietud, la exploración, la experimentación, la reflexión y la cavilación profunda han permitido indagar nuevas posibilidades u otras explicaciones a fenómenos de la realidad o del pensamiento.
Quizá esta capacidad humana no dejará de tener una carta escondida para sorprender al mundo del conocimiento.En estos últimos días, una reconocida fuente de investigación, divulgó que un grupo de científicos acaba de descubrir “comunidades de microbios que pueden subsistir en la profundidad de los sedimentos marinos sin un suministro fresco de materia orgánica durante millones de años”, así lo afirmó Hans Roy, de la Universidad Aarhus (Dinamarca).
Lo realmente novedoso de este hallazgo de los científicos es que “estos organismos se han adaptado a existir en un sitio con recursos tan escasos aminorando su metabolismo hasta el punto de que pueden nutrirse de cantidades exiguas de oxígeno y una dieta ínfima de materia orgánica”.
Roy como Jefe de los investigadores aclara que “Estos organismos viven con tal parsimonia que, cuando los observamos con nuestra escala del tiempo, es casi una animación suspendida y que la lección principal es que tenemos que dejar de considerar la vida exclusivamente de acuerdo con nuestra escala del tiempo”.
La ubicación geográfica de esta novedosísima investigación está en el océano Pacífico “entre el ecuador y la latitud 30 Norte y las longitudes 140 y 155 Oeste, lejos de las masas continentales más grandes, y, de esa forma, apartado del polvo arrastrado por el viento o los sedimentos movidos por las corrientes marinas.
De esta forma se aseguraron que el fondo marino sería, esencialmente, un desierto sobre el cual ha caído muy poca materia orgánica”.
Muchos expertos afirman que las formas de vida continúan adaptándose al hábitat que les rodea, para ello tienen que cambiar su actividad biológica y fisiológica; en este caso el evolucionismo encuentra una nueva afirmación.  

Marcelo Almeida Pástor

      malmeida@utn.edu.ec