Una explosión casi termina con su vida

Otavalo. María Olga Guacán literalmente volvió a nacer. Lo hizo ayer tras un incendio al interior de su casa que acabó con todos sus enceres.

La mujer se salvó tras a salir minutos antes del flagelo. El hecho conmocionó a los moradores del sector Santa Rita en la comunidad de Azama al noroccidente de Otavalo.

Una fuga de gas causó el incendio, según reportó el Cuerpo de Bomberos de Otavalo. De hecho los hombres de la ‘casa roja’, evitaron que el fuego se prolongue hasta otras viviendas.

Antecedentes. La tranquilidad en Azama se vio alterada desde tempranas horas del día. La fuerte explosión que se originó sobre las 07:30 al interior de una vivienda, causó temor entre los comuneros.

La casa de ‘Olguita, como le conocen a la afectada, estaba incendiándose. “Ella alcanzó a salir.

Afortunadamente no hubo víctimas que lamentar, solo daños materiales”, explicó vía telefónica a EL NORTE, Manuel Tuntaquimba, uno de los moradores de la localidad.

La oportuna reacción del personal del Cuerpo de Bomberos evitó que el desastre sea mayor. A pesar de ello, los enseres como cobijas, camas, ropa, colchones entre otro se consumieron al instante.

Diligencia. Según el parte bomberil, Guacán confirmó que una fuga de gas originó el incendio. Esta es la primera explosión que se registra en lo que va del año en la ciudad.

Las otras emergencias (cuatro) similares a estas han sido deflagraciones. “Son incendios con llama baja, pero no llega a una exposición como se dio en este caso”, explicó Wilson Jaramillo, subcomandante del Cuerpo de Bomberos.

Prevención. Para evitar alguna emergencia, desde la institución bomberil se recomienda a la ciudadanía pedir la ayuda profesional que los uniformados brindan. La diligencia no tiene costo alguno. Un asesoramiento en el manejo y prevención de incendios minimiza el riesgo de daños materiales ante una eventualidad.

Así quedó parte de la vivienda tras el incendio que se originó ayer en el sector de Santa Rita en Azama
Los uniformados realizaron una inspección a la vivienda, tras el flagelo que consumió todos los enseres que había al interior.