Una exitosa historia musical

IRLANDA. A pesar del paso de los años, la famosa banda irlandesa U2 sigue cosechando éxitos y no deja de lado su reconocimiento como una de las agrupaciones más emblemáticas de la historia.

Inicios. U2 se formó en la Mount Temple Comprehensive School, cuando sus miembros iniciales eran adolescentes y tenían un limitado conocimiento musical. Dentro de cuatro años, firmaron su primer contrato discográfico con Island Records y lanzaron su álbum debut, Boy.

Fama. A mediados de los años 80, se convirtió en una banda conocida mundialmente. Tuvieron más éxito como artistas en vivo que como artistas comerciales a lo que a venta de álbumes se refiere, hasta su álbum de 1987 que los catapultó a la fama, The Joshua Tree, el cual según la revista Rolling Stone, elevó a la banda de héroes a super estrellas. La reacción a su “estancamiento” musical a finales de los años 80, hizo que el grupo decidiera reinventarse con su álbum de 1991, Achtung Baby, en compañía del Zoo TV Tour; durante esta década U2 se influenciaría en el pop, la electrónica, el dance y el rock alternativo, para integrarlos a su sonido. Su salto más alejado a sus raíces sería en 1997 con el álbum Pop, un disco que llevaba desde canciones de pop puro, pop rock, hasta algunas sumamente alternativas como “Please”. El álbum tuvo un nivel de éxito medio, pero su sencillo de presentación “Discotheque” le dio a la banda su primer sencillo top 10 en EEUU desde 1992. U2 volvió a arrasar exitoso álbum All That You Can’t Leave Behind, grabado en el año 2000. Luego de este álbum dejó de lado los sonidos experimentales que llevaron a cabo en la década de los 90, volviéndose más convencionales mientras mantenían sus influencias musicales iniciales.

Aniversario de plata. La banda de rock más importante editaba hace 25 años su álbum más característico y el que lo llevaría a conquistar el continente americano en su conjunto; The Joshua Tree. Para algunos, este disco es uno de los más importantes de la música pop de todos los tiempos, para otros, un puente hacia lo que con los años transformaría al grupo en una de las marcas excluyentes del negocio de la música.